El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que, en caso de ganar, durante su administración se buscaría que el salario mínimo nunca aumente menos que la inflación.

Reiteró además que se combatiría la corrupción y con los recursos que se obtengan de ésto se impulsarían proyectos productivos.

En su segundo acto de campaña este martes, expresó que “no todo el que tiene es malvado. Yo estoy en contra de la riqueza mal habida, de los que de la noche a la mañana ocupan cargos, se hacen inmensamente ricos al amparo del poder público”.

En este sentido destacó que en lo personal “siempre he hecho de mi vida una línea recta”, por lo que, según él, nunca le han podido demostrar que sea corrupto o que tenga dinero mal habido, de manera que “tengo autoridad moral y tengo autoridad política”.

Entrevistado al término del primer acto que tuvo este día en Zongolica, Veracruz, puntualizó que en su eventual gobierno se buscaría que el salario mínimo nunca aumente menos de la inflación.

Lo anterior con el objetivo de ir recuperando poco a poco la pérdida del poder adquisitivo, para que mejoren las condiciones de vida de los trabajadores, puntualizó.

Resumió con la frase: “arriba los de abajo y abajo los privilegios”, ya que “por el bien de todos, primero los pobres”, por lo que también se mejoraría el salario “de los de abajo” porque se disminuirían a los de “los de arriba”.

“Nuestro pueblo es trabajador; se va a terminar el mal gobierno y la corrupción; y México va a ser una potencia”, reiteró en este evento; se generarían empleos buscando que los mexicanos no tengan que emigrar por necesidad sino que en caso de hacerlo sea por gusto.

Sostuvo que “no es mi fuerte la venganza”, por lo que no tienen que temer aquellos empresarios que están en su contra y buscan que no llegue al poder, impulsando a otros candidatos, sino que se respetaría el Estado de derecho.

abr