El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES) dijo que el PRI tiene derecho a hacer una renovación de su estrategia y sus liderazgos para tratar de posicionar a su aspirante presidencial, José Antonio Meade. Sin embargo, dijo, “ya no van a poder hacer nada; estamos muy arriba”.

Al anunciarse el cambio de dirigente nacional del PRI para reconfigurar la campaña presidencial de ese partido, López Obrador dijo: “tienen derecho a hacer los cambios que ellos consideren; están tratando, pienso, de recuperarse, quieren iniciar una etapa nueva, y eso lo hacen los partidos, las organizaciones sociales, es una renovación, no lo veo mal, pero tampoco me voy a meter en eso”, aseveró.

El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia se pronunció para que José Antonio Meade no decline en favor del abanderado de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, ni viceversa. Si van a perder, dijo, que lleguen al final y lo hagan con dignidad.

“Que hagan su lucha, todos, y que si pierden, que lo hagan con dignidad, que no se sometan. Que Anaya no decline por Meade, que llegue al final, y que Meade no decline por Anaya, que se aguanten ahí, (porque) los que están presionando, la mafia del poder, les van a hacer proporciones indecorosas, entonces, que se aguanten”, comentó.

Cuestionado sobre lo dicho por Ricardo Anaya este miércoles, en el sentido de que es mentira que se haya reunido con empresarios para buscar su apoyo y el del presidente Enrique Peña Nieto, López Obrador, insistió en que tiene la información que el encuentro sí ocurrió, y calificó a Anaya como un “un mafiosillo, un aprendiz de mafiosillo”.

El político tabasqueño insistió: “tengo información de que la mafia del poder están queriendo unificarlos en contra de nosotros, pero no van a poder. Están desesperados los de la mafia del poder, porque ya no van tener el privilegio de mandar”.

jmonroy@eleconomista.com.mx