Afianzado como puntero en las encuestas, retado sin éxito a debatir, cuestionado por sus posicionamientos en temas como el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y las reformas educativa y energética, Andrés Manuel López Obrador inició formalmente su tercera campaña por la Presidencia de la República, esta vez postulado por Morena, PT y el PES.

A diferencia del 2006, cuando López Obrador arrancó su campaña en Metlatónoc, Guerrero, y el 2012 en Macuspana, Tabasco, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia eligió el Monumento a Benito Juárez localizado en Ciudad Juárez, Chihuahua, para iniciar sus 90 días de proselitismo.

Ese sitio, que antes se llamaba Paso del Norte, fue donde Benito Juárez restauró la República del siglo XIX. El coordinador regional de campaña de López Obrador, Marcelo Ebrard, aseguró que el tabasqueño eligió ese estado porque fue ahí donde “inició la Revolución Mexicana, AMLO quiere iniciar otra transformación en México”.

Es también en el norte del país donde la presencia de sus partidos aliados es prácticamente inexistente. Por lo menos eso es lo que señalan los resultados de las últimas elecciones.

De los 24 distritos electorales federales donde ganó Morena en el 2015, sólo uno, Durango, es del norte del país. El resto es del centro sur y Golfo: el Estado de México, Morelos, Puebla y Veracruz. El PES sólo ganó uno en Chiapas y el PT ninguno.

Además, de los ocho estados donde AMLO ganó la elección presidencial del 2012, ninguno corresponde al norte. Aunque en Baja California y en Zacatecas quedó en segundo lugar.

Chihuahua también es uno de los estados donde López Obrador no ha logrado ganar en ninguna de las dos ocasiones anteriores que compitió por la Presidencia. En el 2006 se quedó sólo con 18.31% de la votación emitida, y seis años más tarde con 23.01 por ciento.

Tiende puentes con empresarios y fija posición

A diferencia de la elección del 2006, cuando López Obrador no se reunía con empresarios, durante este periodo de intercampañas sí lo hizo. Primero acudió a la edición 81 de la Convención Bancaria, en la que no sólo pidió confianza a la banca, sino generó polémica con su declaración de “si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy también a Palenque y a ver quién va a amarrar al tigre, el que suelte el tigre que lo amarre, ya no voy a estar yo deteniendo a la gente luego de un fraude electoral. Así de claro”.

Otro encuentro al que acudió el abanderado de Juntos Haremos Historia fue con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, con quienes acordó instalar una mesa de análisis para revisar la viabilidad de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

También lo hizo con miembros de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Guadalajara, Jalisco, con integrantes del Consejo de la Comunicación, así como con empresarios de Sonora, Coahuila, Puebla, San Luis Potosí, Baja California, Colima, Michoacán, entre otros.

El rey de las encuestas

Para López Obrador, el periodo de intercampañas fue favorable, como también lo fue el de precampañas. De febrero a marzo incrementó su ventaja sobre Ricardo Anaya de cinco a ocho puntos y sobre Meade de nueve a 13 puntos porcentuales.

De acuerdo con Consulta Mitofsky, al inicio de la campaña, López Obrador se ubica en 29.5%, 8.3% arriba del abanderado del Por México al Frente, Ricardo Anaya (21.1%), y 13.1 encima del priista José Antonio Meade Kuribreña (16.4 por ciento).

En los últimos cinco meses, el político tabasqueño subió 6.4% en la preferencia electoral, 2.4% lo hizo de febrero a marzo.

De acuerdo con la encuestadora que dirige Roy Campos, a pesar de la amplia ventaja de López Obrador, aún nada está definido, y así lo demuestran experiencias como la del 2006 y el 2012. En la primera, en marzo del 2006, López Obrador, entonces candidato de una coalición del PRD-PT-Convergencia, aventajaba por seis puntos a Felipe Calderón; mientras que en la de hace seis años, en marzo del 2012, Enrique Peña Nieto tenía ventaja de 16 puntos sobre Josefina Vázquez Mota y de 20 puntos sobre López Obrador; sin embargo, las campañas movieron esos escenarios.

La ventaja del candidato de Morena-PT-PES es mayor entre hombres, entre jóvenes y entre ciudadanos con escolaridades intermedias, que es donde más avanzó en la última encuesta de Mitofsky.

Afianza equipo de campaña

López Obrador ha sido el único candidato presidencial que ha revelado con quiénes trabajará en caso de llegar a Los Pinos. En diciembre pasado presentó a los hombres y mujeres que formarán parte de su gabinete, entre los que se encuentran Olga Sánchez Cordero en la Secretaría de Gobernación; Héctor Vasconcelos en la Secretaría de Relaciones Exteriores; Graciela Márquez Colín, Secretaría de Economía; Rocío Nahle García, Secretaría de Energía; Luisa María Alcalde, Secretaría de Trabajo y Previsión Social y Esteban Moctezuma Barragán, Secretaría de Educación Pública.

En febrero, presentó a los coordinadores de circunscripción: Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Rabindranath Salazar, Julio Scherer Ibarra, y Bertha Luján. En la intercampaña terminó por completar su equipo. Anunció a los cinco integrantes de su Consejo Asesor Electoral, quienes se encargarán de “cuidar” las elecciones. Se trata de Horacio Duarte, Jaime Cárdenas y a los expanistas Germán Martínez, Gabriela Cuevas, y José María Martínez.

Promueve voto para aspirantes al Congreso

Aunque no formaba parte de sus spots, el candidato de Morena fue promovido a través de un video musical conocido como “la niña bien invita a votar por ya sabes quién”.

Sus spots oficiales fueron difundidos días antes de arrancar la etapa de campaña. Uno lo utilizó para asegurar que no se subirá al avión presidencial que, dijo, costó 7,500 millones de pesos, el cual venderá porque un avión así no lo tiene ni  Donald Trump. Otro más fue para asegurar que las encuestas le favorecen en su camino a la Presidencia, por lo que pide a los ciudadanos votar también por los diputados y senadores de Juntos Haremos Historia para que él tenga mayoría en el Congreso.

En un tercer spot pide a los mexicanos no tener miedo de su posible llegada a la Presidencia. “Los que no quieren el cambio porque no quieren dejar de robar, pretenden asustar diciendo que si ganamos México va a ser como Venezuela. Nosotros nos inspiramos en lo mejor de nuestra historia nacional. Ni chavismo, ni trumpismo. Sí juarismo, maderismo, cardenismo, mexicanismo. Que no te asusten, ten confianza”.

Algunas propuestas

  • No aumentar impuestos.
  • Duplicar pensión a adultos mayores.
  • Modernizar refinerías.
  • Dejar sin efecto la reforma educativa.
  • Crear Secretaría de Seguridad Pública con Mando Único.
  • Internet gratuito en todo el país.
  • Financiamiento del gasto público con el combate a la corrupción y el fin de los privilegios.
  • Suprimir fueros y privilegios.

La elección más grande de la historia

El próximo 1 de julio, además de la Presidencia de la República, se renovarán 18,310 cargos de elección popular, entre los que se incluyen ocho gubernaturas, la jefatura de la Ciudad de México y el Congreso de la Unión.

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE), son 629 cargos federales los que se elegirán, y 17,682 locales.

Los cargos federales que estarán en disputa son:

  • 1 Presidencia de la República
  • 128 senadores
  • 500 diputados

Y a nivel local:

  • 8 gubernaturas
  • 1 jefatura de Gobierno en la Ciudad de México
  • 16 alcaldías
  • 972 diputaciones
  • 1,597 presidentes
  • 1,237 concejales
  • 1,665 sindicaturas
  • 12,023 regidurías
  • 19 regidores étnicos
  • En las juntas municipales será 24 presidencias, 24 síndicos y 96 regidurías.

Aunque en algunos estados existe la posibilidad de que autoridades se reelijan para continuar en el cargo, en la Ciudad de México y Puebla no será así.