Funcionarios federales se lograron colocar en la lista de consejeros nacionales del PAN. Pese a que el calderonismo disminuyó su representatividad, ocupa alrededor de 70% en el Consejo Nacional, conformado este sábado.

La diputada Kenia López recibió el mayor número de votos de los delegados reunidos en la XXI Asamblea Nacional para renovar el Consejo panista, el cual decidirá la estrategia electoral del 2012 y elegirá al nuevo dirigente, pues César Nava culmina su gestión a finales de este año.

Abelardo Escobar, secretario de la Reforma Agraria; el senador Santiago Creel; el titular de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege, y la diputada María Elena Pérez también tuvieron votación alta.

Maximiliano Cortázar, coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República; los secretarios de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, y de Medio Ambiente, Juan Rafael Elvira Quesada, propuestos por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) fueron ratificados como consejeros.

También Arturo González Portillo, Gerardo de los Cobos y Adriana Hinojosa, militantes que a quienes no se les considera como calderonistas, fueron electos.

El diputado Javier Corral acusó que el grupo allegado al presidente Felipe Calderón en el CEN le cerró el paso para ser consejero, pues sólo le falta un periodo en el órgano (tres años) para cumplir su condición vitalicia.

Al final, el presidente del partido (César Nava) dejó que la presión corriera en mi contra. Creo que la intención es sacarme, porque he sido una voz discrepante del Presidente de la República , aseveró.

Por su parte, Calderón Hinojosa llamó a los panistas a unirse y dar la espalda a quienes pretendan dividirlos.

Lo que hay que hacer es reorganizar nuestras filas, dejar de dividirnos, dejar atrás precisamente las rencillas, las disputas por los cargos, las disputas por los puestos políticos y unirnos , dijo durante su discurso.

Fácil, burlar seguridad

En la Asamblea fue fácil burlar la seguridad y el procedimiento de votación para la conformación del Consejo, sólo bastó con que un tumulto de panistas asediara a algún funcionario para distraer la atención de los vigilantes.

Cualquier persona que tuviera en sus manos propaganda podía entrar al Centro Bancomer y presenciar el discurso de Calderón y, con un poco de suerte, tomarse una foto con él, como lo hicieron los expriístas y candidatos a gobernadores Gabino Cué, (Oaxaca), Mario López Valdés (Sinaloa) y Miguel Ángel Yunes (Veracruz).

Las delegaciones de Tamaulipas, Aguascalientes y Puebla no reu­nieron el quórum necesario para emitir su votación. Representantes de dichas entidades justificaron la ausencia debido a las campañas. Fuentes panistas revelaron que brazaletes de los militantes faltantes fueron repartidos a los invitados especiales para que votaran.

Uno de los más asediados fue el expresidente nacional del PAN, Manuel Espino, quien causó revuelo al encabezar una campaña de su movimiento Volver a Empezar, que consistió en regalar camisetas, pulseras y libros.

[email protected]