Las autoridades encontraron armas y drogas en un penal en el estado de Jalisco, mientras que en el norte del país se reportó el asesinato de dos jefes policiales.

En un operativo realizado entre la noche del jueves y la madrugada del viernes en el penal estatal de Puente Grande, en el estado occidental de Jalisco, las fuerzas mexicanas revisaron celda por celda y localizaron dos rifles AR-15, una pistola 9 milímetros y otra calibre .22.

El secretario de Seguridad Pública de Jalisco, Luis Carlos Nájera, informó que los soldados y la policía estatal implementaron la operación luego de recibir reportes anónimos sobre irregularidades en el penal.

Además de las armas, las autoridades incautaron municiones, 14 cargadores, puntas de metal, cerca de 1.5 kilos de cocaína, 76 teléfonos celulares y dos computadoras.

Al menos cinco guardias de la prisión quedaron bajo investigación.

El penal de Puente Grande se localiza en Guadalajara, Jalisco, a unos 500 kilómetros al noroeste de la capital mexicana.

La prisión está en la misma zona del penal de máxima seguridad de donde Joaquín ``El Chapo'' Guzmán, señalado como líder del Cartel de Sinaloa, se escapó en 2001 dentro de un carrito de lavandería.

Nájera dijo que se ha llamado a declarar al director del penal y al jefe de vigilancia, aunque hasta la mañana del viernes ninguno de los dos se había presentado a las oficinas de la dependencia.

Mientras, el gobierno del estado norteño de Tamaulipas informó que la noche del jueves fue asesinado a tiros el jefe de la policía de la municipalidad de Hidalgo junto con otra persona que lo acompañaba.

No identificó a ninguno de los dos, ni los motivos por los que habrían sido asesinados.

En tanto, la Fiscalía del estado de Coahuila informó que se localizó en una calle de la localidad de Acuña el cuerpo sin vida de Froylán Collazo, identificado como primer comandante de la policía estatal en la zona norte. El agente tenía al menos 18 impactos de bala.

RDS