La franquicia social Comedor Santa María atiende cada año a 2,800 niños que viven en situación de pobreza, principalmente del Distrito Federal. Del total, 75% se encuentra en una situación de inseguridad alimentaria, lo que significa que no tiene la certeza de poder alimentarse al día siguiente.

Raquel Castillo Huerta, directora adjunta de Comedor Santa María, explicó que se atiende a niños de cuatro meses a 17 años en extrema pobreza, a quienes evalúan para aprobar el apoyo. Y es que por siete pesos a la semana un niño recibe una comida diaria de lunes a viernes, la cual le proporciona 60% de los nutrimentos diarios recomendados.

La franquicia social, que se mantiene gracias al apoyo de particulares, ha beneficiado a 13,722 menores en un lapso de 17 años y funciona durante los periodos escolares. Al momento existen 13 comedores en el Distrito Federal y el Estado de México, y este año se abrirá uno más en Valle de Chalco.

Por cada peso invertido en Comedor Santa María regresamos a la sociedad 5.45 pesos después de cinco años, ese es nuestro retorno social , dijo Castillo Huerta al explicar esto en la medida en que menos niños se enferman: La mayoría de quienes llegan aquí presentan anemia y después de un año de recibir el servicio 70% registra un estado de salud normal .

TAMBIÉN LLENAN CORAZONES

En el marco del Día del Niño, Comedor Santa María recibió la donación en especie de la tienda Build-A-Bear Workshop, que como parte de su campaña Rellenado Corazones entregó osos de peluche a los menores.

yesme.cortes@eleconomista.mx