El candidato presidencial del PRI, PVEM y Panal, José Antonio Meade Kuribreña, expresó, desde Tamaulipas, estado que se caracteriza por sus altos índices de inseguridad y violencia: “¡Basta ya! Tomemos en serio el tema de seguridad”.

Y reconoció que si el gobierno no es capaz de garantizar la vida y el patrimonio de los ciudadanos es porque “algo estamos haciendo muy mal, y tenemos que hacerlo diferente y mejor”.

Tras ofrecer condolencias a la familia del periodista Héctor González, asesinado el pasado martes, y a los familiares de las cinco mujeres que murieron el viernes anterior en aquel estado, lanzó de nuevo, desde Ciudad Victoria:

“Ya basta de ofrecer condolencias. Ofrezcámosle a México mejor resultado con un esquema de seguridad integral”.

Desde la visión de Meade Kuribreña, el país necesita seguridad verdadera, con policías entrenados, capacitados, bien pagados y apoyados por la fuerza del Estado.

“La ley no se negocia, el Estado no se rinde”, estableció.

Se requiere, amplió, contar con una policía profesional integrada por oficiales entrenados, protegidos y muy bien pagados en todos los estados.

De ahí que prometió que, de ganar la elección del próximo 1 de julio, creará una academia de capacitación para todos los policías del país.

“Vamos a apoyar a los policías con sueldos y prestaciones dignas. Ser policía no será solamente un empleo, sino una vocación de vida que sea reconocida y apoyada”.

Para el exsecretario de Hacienda y Crédito Público, no se puede construir sobre un pacto de no agresión con los criminales.

“Hoy, donde vemos policías comunitarios, donde hay autodefensas es porque no hay ni ley ni Estado... ¿qué queremos? Cuerpos armados y regulados que abusan y están lastimando a la sociedad, o lo que queremos es una seguridad real, que llevemos el respeto a la ley donde hoy no llega”.

Además de la capital tamaulipeca, el abanderado priista estuvo en Altamira y Tampico.

En el último punto de la gira, dijo que su compromiso con Tamaulipas es “tener la capacidad de investigar todos y cada uno de los delitos hasta que las víctimas tengan la satisfacción de encontrar que, cada vez que se viola la ley, se investiga”.