Luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) validara que la próxima gubernatura de Baja California sea por un periodo de dos años, el presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció por acatar el fallo judicial.

“Hay que acatarla”, dijo el mandatario federal al considerar que “todo lo que resuelvan los organismos, las instancias del Poder Judicial”, debe ser acatado.

Afirmó que la premisa de su gobierno es la aplicación de un auténtico Estado de Derecho.

Por separado, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que la resolución del tribunal sobre el periodo de mandato deja como reflexión que “no se puede atentar contra el principio de certeza”.

“Hay un debate jurídico muy interesante. Pero los debates jurídicos de altura son los que deben prevalecer en nuestro país”, refirió.

Sin embargo, Sánchez Cordero dijo tener duda sobre si el Tribunal se pudo extralimitar en su sentencia, porque la Constitución de Baja California fue modificada antes de su resolución.

Desaparición de poderes, para “el anecdotario”

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue, afirmó que tras una plática con el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores y coordinador de Morena, Ricardo Monreal, se llegó al acuerdo de dejar en el “anecdotario” la solicitud de desaparición de poderes en la entidad.

Cabe recordar que Morena en el Senado presentó dos solicitudes para desaparecer los poderes en los estados de Guanajuato y Tamaulipas, entidades gobernadas por el PAN. En contraparte, el albiazul solicitó que también se desaparezcan los poderes en Veracruz.

Monreal expresó que se respetará la decisión que se tome en la Comisión de Gobernación.