El presidente Enrique Peña Nieto informó que su gobierno ha hecho una “inversión histórica” por 48,500 millones de pesos en infraestructura hídrica para proteger a la población vulnerable de sufrir inundaciones a causa de lluvias torrenciales y garantizar abasto de agua potable, sobre todo a quienes viven en localidades apartadas.

En el acto conmemorativo del Día Mundial del Agua, desde Misantla, Veracruz, insistió en hacer un “llamado bien respetuoso” a los mexicanos para que hagan un “balance de lo bueno y de lo no tan bueno” de su gobierno, así como de los logros y los pendientes.

“Cuando hemos llamado a hacer bien las cuentas es porque las cuentas que hoy podemos entregar son positivas en muchas asignaturas, en muchos ámbitos y uno de ellos es el que tiene que ver con el agua”.

A la fecha y como resultado de la política que en la materia emprendió su administración y de las obras de infraestructura hídrica desarrolladas en todo el país, precisó, 14 millones de mexicanos más que al arranque del sexenio que está por terminar tienen acceso a agua potable.

“Nos pusimos una meta que, a cinco años de distancia, o poco más de eso, hemos podido superar la meta trazada en el Plan Nacional de Desarrollo, que era garantizar, al menos, 94% entre la población de abasto de agua potable”.

Durante el acto, Peña Nieto firmó dos decretos, uno por el que se crea la reserva del agua para la cuenca del río Coatzacoalcos, que permitirá reglamentar el uso más racional y sustentable del líquido en las actividades productivas y domésticas en Veracruz, y el segundo sobre “facilidades administrativas” para que 80,000 usuarios de agua en el país, cuyos permisos de derechos están vencidos puedan renovarlos.