Con un aproximado de 2,000 millones de pesos, entre 900 en recursos presupuestales para continuar la expansión del STC Metro y rehabilitar la Línea Dorada; más unos 1,200 millones que obtiene por el incremento del precio del boleto desde diciembre del 2013 y puestos en un fideicomiso, se espera llegar a noviembre del 2015 con las líneas modernizadas y reanudar el servicio en 11 de 20 estaciones de Mixcoac a Tláhuac.

Lo que seguirá pendiente, porque lo que aún el STC METRO y el gobierno local no han dado a conocer es el proyecto ejecutivo de rehabilitación de la Línea 12, que no ha sido entregado a la aún existente Comisión Investigadora de esa línea en la ALDF, como comentó su presidente Jorge Gaviñó Ambriz.

Sin embargo, lo más importante por la trascendencia de los hechos, según los diputados locales de la ALDF y autoridades capitalinas, es que el consorcio constructor CARSO-ICA-ALSTOM acepte pagar las fianzas de fallas ocultas ; al igual que las empresas certificadoras que aprobaron el desastre de la Línea 12: SYSTRA, TSO y la arrendadora española de los trenes para la Línea 12.

Según el diagnóstico realizado por expertos nacionales y extranjeros con que cuenta la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) del gobierno de la ciudad de México para el 2015, se requerirán para poner en marcha las 20 estaciones de la Línea 12 unos 20,400 durmientes, que equivalen al peso de 25.5 trenes; unas 40,800 fijaciones, realizar 3,721 soldaduras y reparar 22 aparatos de cambio de vía y comprar tres nuevos.

rtorres@eleconomista.com.mx