Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, reveló que hace 15 días se logró detener nuevamente a Marco Antonio “N”, un presunto sicario de Guerreros Unidos, ligado al caso Ayotzinapa; sin embargo, un juez le otorgó la libertad bajo las reservas de ley por 10,000 pesos.

“(Es) el caso de una persona que habiendo estado prófuga de la justicia, que lo deportaron de Estados Unidos, que recibimos la alerta de deportación, se reaprehendió, se envió al juez federal que estaba en Iguala y lo liberó por una caución de 10,000 pesos”, detalló el funcionario tras salir de una reunión con padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

El subsecretario de la Secretaría de Gobernación afirmó que como parte de los compromisos que contrajeron con los padres es fortalecer las investigaciones que realiza la Fiscalía General de la República y con ello evitar la liberación de presuntos ligados a la desaparición de estudiantes.

Por su parte, Vidulfo Rosales, abogado de los familiares de los normalistas, advirtió que si en la reunión del próximo 9 de enero no hay resultados concretos sobre el paradero de los estudiantes, reactivarán las movilizaciones para exigir una respuesta del gobierno y es que, añadió, de 10 búsquedas que se han hecho en Guerrero, en la mayoría aún no hay resultados tangibles.

polí[email protected]