El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que como parte de su plan de combate a la corrupción, y de la nueva Ley de Confianza Ciudadana, podría eliminar la lectura de los medidores de luz de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Lo estamos analizando, para medir el consumo de luz, que lo hagan los propios ciudadanos con una tarjeta: 'consumí esto'. Y de acuerdo a un tabulador, va y paga. Nada de ir a medirles, que la misma gente lo haga de manera responsable. Pero vamos por partes, porque aquí no es de inspección”, dijo el mandatario federal.

En su conferencia mañanera en Palacio Nacional, López Obrador aseguró que como parte de la Ley de Confianza Ciudadana, ya no habrá inspecciones a comercios ni empresas, y sólo se llevará a cabo un sorteo para hacer verificaciones aleatorias.

“Que no sea burocrático, que no va a ser: 'Presénteme copia de su acta de nacimiento, falta su copia de recibo de luz, el acta de nacimiento de sus niños, etcétera, etcétera, etcétera’. No, no, no. Una cosa sencilla, sin mucho trámite”, planteó.

López Obrador mencionó que también como parte de esa ley, los únicos verificadores que habrá serán los de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Destacó que las verificaciones serán al azar, y si sólo si se detectan actos irregulares o ilegales, habrá sanción para comerciantes o empresas.

“No van a haber inspectores por lo que corresponde al gobierno federal. El que tenga un establecimiento se va a inscribir en un padrón y bajo protesta de decir verdad va a conocer sus obligaciones.

“Si se trata de un restaurante, sabe que tiene que tener extinguidores, salida de emergencia, todo lo que tiene que tener un establecimiento comercial. Lo mismo en cuanto a medidas sanitarias. Y firma su manifestación y se inscribe, y ya no tiene por qué ser fiscalizado.

“Se va a hacer posteriormente un sorteo  por insaculación, eso es más físico. Se hace una inspección,  una muestra, y se va a corroborar si se cumplió, es decir, si en efecto todo lo que se manifestó es cierto; entonces, se le va a entregar un certificado de buen ciudadano, un reconocimiento y adelante. Si resulta que engañó, que la salida de emergencia es una pared pintada nada más con una puerta, simuló, entonces sí, se hace acreedor a una multa y va a seguir siendo inspeccionado”, explicó López Obrador.

Acusa a un sindicato corrupto en obras del NAIM

Sin mencionar el tipo de sindicato ni pruebas de ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en la obra del extinto Nuevo Aeropuerto Internacional de Texcoco había un sindicato que cobraba al gobierno por ingreso al terreno, o bien, compraba cerros para vender tezontle para el relleno.

“En el caso del aeropuerto de Texcoco, de la que nos salvamos, había un sindicato que hacía los acarreos, tenía el control completo de la obra de las puertas de donde estaba construyendo y cobraba dos, tres veces más el costo de los materiales.

 “Pero no sólo eso, como devastaban cerros para rellenar, también el sindicato compraba los cerros y vendía la piedra para el relleno. Como (el sindicato) era muy influyente, tolerado por el gobierno; el dinero de todos se derrochaba a manos llenas”, dijo López Obrador.

[email protected]

kg