Como una ley retrograda calificó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Armando Paredes Arroyo, la legislación de Arizona, en Estados Unidos. No obstante, dijo que este debe ser el detonador para iniciar un debate a fondo sobre la reforma migratoria.

El líder de la máxima cúpula empresarial indicó, sin embargo, que el gobierno mexicano, más que represalias puede tomar medidas de carácter político, para que a la brevedad se descongele la discusión sobre la reforma migratoria, al tiempo que hizo un llamado a la comunidad latina en Estados Unidos a buscar que pronto se realice dicho diálogo, tras advertir que sería lamentable que esa acción se repita en otros estados de la Unión Americana.

Información de Radio 13 Noticias indica que Paredes Arroyo apeló a que próximamente, en la reunión que sostendrán los presidentes de México, Felipe Calderón y de Estados Unidos, Barack Obama, se logré sacar adelante el tema y comience el análisis y discusión en torno a los connacionales que se encuentran en esa nación.

En conferencia de prensa, el líder del CCE, no obstante reconoció que dicha medida si causará un impacto económico en el intercambio comercial debido a las medidas que ya se están tomando como boicot contra productos de Arizona o por la aversión que haya de la ciudadanía a consumir productos de esa entidad.

En su oportunidad, Roberto Newell, presidente del Instituto Mexicano de la Competitividad se pronunció, a título personal, por un boicot de mercancías contra Arizona, en rechazo a esa legislación.

/doch