A partir de la entrada en vigor de la nueva Ley Federal del Trabajo (LFT), las organizaciones sindicales están obligadas a incorporar el principio de paridad de género para la elección de mujeres en puestos directivos, sobre todo porque 8.67% de los sindicatos en el país tienen al frente como líder a una mujer.

El Artículo 358, párrafo dos, indica que en los procedimientos de elección de las directivas sindicales se deberán ajustar a reglas democráticas y de igualdad de género.  

 

Sin embargo, centrales obreras como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), ve como una dificultad imponer reglas estatutarias, mientras que el nuevo sindicato de los petroletrosPetromex, con Yolanda Morales Izquierdo como líder, incorporó una secretaría de la mujer.

Especialistas consideran que la agenda de equidad de género no se ha atendido por décadas en el país y ésta es una oportunidad de incorporar políticas que contribuyan a disminuir temas como la brecha salarial.