La Junta de Coordinación Política (JCP) de la Cámara de Diputados rechazó la posibilidad de que, como lo solicitaron, los padres de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, usen la máxima tribuna del país para exponer ante el pleno cameral su caso.

El priista César Camacho Quiroz, presidente de la JCP y coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, regresó el debate del uso de la tribuna al argumento de que es jurídicamente inviable que la usen quienes no son legisladores.

Y, a diferencia de la posición de Jesús Zambrano (PRD), presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja, quien afirmó que el gobierno quiere dar carpetazo al caso Ayotzinapa con la disolución del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), el priista aseguró que no habrá carpetazo.

El caso no tendrá carpetazo, la investigación continuará... (El GIEI) no podrá sustituir a las autoridades competentes, lo que no significa que la investigación se cierre. Nadie podría permitir nada que significara una denegación de justicia , estableció el priista mexiquense.

El caso de los 43 normalistas, dijo, es un asunto cuyo desahogo e investigación está en curso y seguirá.

El grupo de independientes ha venido a coadyuvar con la investigación, siendo respetable y técnicamente sólido su trabajo, pero no podrán y nunca lo podrían sustituir, a las autoridades competentes , estableció.

De modo que, amplió, la conclusión de los trabajos del GIEI habrán de constituir un plazo fatal, lo que no significa que las investigaciones concluyan; significa, en todo caso, que se habrá cerrado una fase de la investigación, pero aquí nadie podría permitir nada que significara una denegación de justicia .

Finalmente, el priista aseguró que en marzo del 2001 los representantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hablaron desde la máxima tribuna, aunque no se trataba de legisladores, pero no ante el pleno cameral.

Sin embargo, los dirigentes del EZLN sí hablaron ante el pleno cameral, aunque no se trataba de legisladores.

rramos@eleconomista.mx