El poder Legislativo solicitó un presupuesto de 11,948 millones 11,682 pesos para ejercer el próximo año.

De dicho monto, 6,529 millones 590,684 pesos corresponderían a la Cámara de Diputados; 3,756 millones 977,222 pesos a la Cámara de Senadores, y 1,661 millones 443,776 pesos a la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Del presupuesto proyectado para la Cámara Baja, 3,914 millones 141,621 pesos se destinarán a Servicios Personales y 2,546 millones 915,777 pesos a Gastos de Operación; en el caso del Senado, al primer rubro referido se asignarán 1,887 millones 756,822 pesos y 1,700 millones 727,100 pesos al segundo.

En el caso de la ASF, a Servicios Personales se otorgarán 1,343 millones 537,026 pesos y a Gastos de Operación 235 millones 206,265 pesos.

Para Actividades Derivadas del Trabajo Legislativo se proyectaron 10,217 millones 267,906 pesos y 1,661 millones 443,776 pesos para gastos relacionados con la entrega a la Cámara Baja del Informe sobre la revisión de la Cuenta de la Hacienda Pública Federal .

En el rubro de Proyectos de Inversión, se contempla un gasto de 69 millones 300,000 pesos, de los cuales 50 millones de pesos se destinarán a distintos proyectos y 19 millones 300,000 pesos a mantenimiento de infraestructura.

De acuerdo con el proyecto de gasto de la Cámara Baja, los recursos servirán para cumplimentar los objetivos prioritarios de la función legislativa que consisten en formular, analizar, discutir y, en su caso, aprobar las iniciativas de ley o decretos que propongan los legisladores, las legislaturas de los estados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y el poder Ejecutivo federal.

Así como para examinar, discutir y aprobar la iniciativa de Ley de Ingresos, el PEF y la Cuenta Anual de la Hacienda Pública Federal.

Por su ámbito de competencia y concurrencia, el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Cámara de Diputados para el Ejercicio Fiscal 2013 es el reflejo de una congruente revisión y previsión de gasto que se circunscribe en una disciplina presupuestal que garantiza el buen funcionamiento de este órgano legislativo, a partir de políticas racionales, equitativas y transparentes en el origen y aplicación de los recursos , cita el documento.

Por lo que hace al Senado, sus líneas de acción contemplan privilegiar el trabajo legislativo y los procesos parlamentarios mediante la asignación de los recursos necesarios a los grupos parlamentarios, a las comisiones y a los senadores, con base en criterios de proporcionalidad, equidad, legalidad y transparencia.

En tanto que la ASF prevé incorporar una estrategia de integralidad de mediano plazo que asegure que los resultados de auditoría se relacionen y complementen entre sí.

[email protected]