Las divisiones entre los partidos que conforman las alianzas no representan el principal riesgo. Entre los institutos políticos (PRD y PAN principalmente) se podría generar un desánimo, antes de llegar a los comicios en julio, si las campañas de los candidatos priístas se fortalecen.

En opinión del investigador del CIDE, José Antonio Aguilar, la apuesta de los partidos y abanderados de oposición es convencer a los electores de repetir el voto registrado 2000, es decir, en contra del PRI. Si logran poner al elector en esta disyuntiva pueden tener éxito .

El domingo podría comenzar el ánimo (para el PRI) o desánimo en el PAN. En Yucatán se llevan a cabo las elecciones para renovar 25 diputaciones de Mayoría Relativa y 106 ayuntamientos, entre ellos se encuentra Mérida, el cual ha estado en poder de Acción Nacional en los últimos 20 años.

Recientemente las alianzas entre PRD, PAN y PT han atravesado por problemas que han derivado en la separación de este último instituto político. Esto no es un generador de confusión entre los ciudadanos, explica el investigador, especialista en investigación del comportamiento de votantes.

Hay una posibilidad de que los descontentos se puedan agrupar alrededor de la alianza , por más rara que haya parecido.

El reto de los partidos políticos que conforman la alianza, si quieren tener éxito, deben convencer a los ciudadanos de votar en contra del PRI, como ocurrió en el 2000. El único mandato que tuvo (Vicente) Fox fue sacar al PRI, la gente no le había dado otro mandato .

apr