Si bien en México se han implementado tanto políticas públicas universales, como focalizadas para revertir las brechas de género, éstas no han sido suficientes para eliminar los problemas sociales que afectan a las mujeres, planteó Lourdes López Pérez, integrante del Consejo Mexicano de Investigación Educativa.

Dijo que uno de los principales problemas es que las desigualdades entre hombres y mujeres se mantienen.

La integrante del Consejo Mexicano de Investigación Educativa puso como ejemplo la triple opresión de la que son víctimas las mujeres indígenas pobres, quienes padecen tres desigualdades evidentes: la que tienen que ver con el género, el hecho de ser pobres y las que pertenecen a algún grupo étnico.

En ese sentido López Pérez consideró que es útil pensar que las intervenciones del gobierno para solucionar ese tipo de problemas público deben ser diferenciadas, no solamente porque las mujeres tienen características distintas, sino que padecen problemas sociales complejos.

Tenemos que brincar de una perspectiva parcelada de la realidad hacia una perspectiva compleja, lo cual implica el reconocimiento de desigualdades persistentes históricas, agregó Lourdes López Pérez

[email protected]