Medio millar de centroamericanos amanecieron este martes en las orillas del río Suchiate, frontera entre México y Guatemala, esperando que los dejen cruzar para intentar llegar a EU, mientras, las autoridades mexicanas reforzaron la seguridad luego de que unas 500 personas intentaran colarse el lunes.

Los migrantes, algunos acompañados de toda su familia, parecían decididos a permanecer ahí, aprovechando el escaso caudal del río, esperanzados de que México ceda y les permita transitar por su territorio hacia el norte.

“Aquí vamos a permanecer esperando una oportunidad”, dijo a la AFP la hondureña Esther Madrid, detallando que el dinero que gana en su natal San Pedro Sula no le alcanza. “Nuestros hijos tienen que comer”, agregó.

En su mayoría hondureños, los migrantes buscan llegar a Estados Unidos para pedir asilo bajo el argumento de que escapan de la violencia y la pobreza en sus países.

Un oficial de Migración que pidió no ser identificado comentó a la AFP que la instrucción “clara” que tienen es “no permitirles el paso”.

El lunes, miles de centroamericanos se lanzaron a cruzar el Suchiate desde la localidad guatemalteca de Tecún Umán, pero fueron contenidos por la Guardia Nacional mexicana, que usó gases lacrimógenos para detener su avance.

Los que lograron colarse fueron luego interceptados por agentes de seguridad en la carretera que va hacia Tapachula.

Algunos centroamericanos han instalado incluso improvisadas tiendas de campaña para resguardarse, y para alimentarse consumen latas de atún o compran a vendedores ambulantes instalados en pleno río fronterizo.

La llamada caravana 2020 salió el 14 de enero de Honduras y tras cruzar Guatemala se han unido guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses.

Unos 3,500 migrantes integran el grupo, según estimaciones de autoridades migratorias centroamericanas.

Tras las multitudinarias caravanas de centroamericanos que llegaron a México a finales del 2018 y principios del 2019, el presidente estadounidense, Donald Trump, hizo fuertes reclamos al gobierno mexicano y amenazó con imponer aranceles a productos de este país si no se tomaban medidas para detener la oleada migratoria.