El coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, dijo lamentar que el actual gobierno federal no haya cumplido su promesa de crecimiento económico para el país.

En un comunicado este lunes, el legislador reprochó que mientras el Banco Mundial prevé estimaciones de crecimiento económico para países como Panamá, República Dominicana y Nicaragua, a tasas de 5.6, 4.9 y 4.4% en su Producto Interno Bruto, respectivamente, en México hay pronóstico de apenas 2.1 por ciento.  

“Una verdadera tragedia para los millones de mexicanos que día a día tienen que llevar el sustento a sus hogares ante un gobierno que no pudo o no supo cómo imprimir dinamismo a la economía”, aseguró.

Ironizó que, “los que sí sabían cómo hacerlo” (en referencia al PRI), han  fracasado, debido a que el crecimiento esperado en nuestro país es por debajo del promedio global, “afectando la vida de la gran mayoría de mexicanos”.

Marko Cortés Mendoza argumentó que otros países de la región como Paraguay, Bolivia, Guyana, Perú y Costa Rica tendrán crecimientos del PIB, para este año, de 3.6 a 4%, lo que demuestra que los supuestos logros sexenales “son mentiras del gobierno de Enrique Peña Nieto”.

“Lo bueno es que ya se van, aunque dejando un ambiente generalizado de frustración porque no supieron o no quisieron responder a las necesidades de empleo y bienestar que demanda la población, especialmente los más jóvenes”, añadió.

Cortés Mendoza dijo lamentar también que el país tenga los más altos niveles de inflación, devaluación de la moneda y baja competitividad.

Cortés Mendoza indicó que existen otros factores que inciden en el crecimiento económico del país pero, a falta de una eficaz estrategia gubernamental, se pierde la riqueza nacional a lo largo de las cadenas de producción, como ocurre en el caso de los robos de combustible, la minería ilegal y el comercio ambulante de bienes en todo el país.

“Como millones de mexicanos, estamos cansados de un gobierno que reacciona poco o nada para darle a la economía el dinamismo que se necesita. Este es otro de los lastres que nos deja Peña Nieto, tal como la corrupción o la violencia sin control”, finalizó.

jmonroy@eleconomista.com.mx