A mes y medio de las elecciones del 1 de julio próximo, han sido asesinados más de 90 políticos involucrados en el proceso electoral en marcha. Las agresiones van en ascenso y se trata desde intimidaciones y amenazas hasta asesinato.

Los estados donde se concentra el mayor número de atentados son Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Chihuahua y México; sin embargo, la violencia contra políticos se extiende por todo el país. En 19 entidades, han asesinado al menos a una persona relacionada con las campañas y se tienen reportes de agresiones en al menos 167 municipios de 29 entidades.

De acuerdo con datos de la consultoría especialista en análisis de riesgos Etellekt, las personas que buscan construir una candidatura a presidente municipal son los que se encuentran en una situación vulnerable.