Se llama Lucha Castro, dirige el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, el cual atiende el tema de violaciones, feminicidio, y desaparición de niñas y mujeres desde hace más de 10 años. Me toma la llamada telefónica en el trayecto entre Ciudad Juárez y Chihuahua, un camino que Lucha recorre varias veces todas las semanas.

Estamos viviendo en un estado que no es capaz de garantizar la vida o la seguridad de sus habitantes. Con el pretexto del combate se hace una violación de derechos humanos y cosa común que en un estado militarizado, las mujeres son particularmente vulnerables , me dice de inmediato, tampoco hay políticas para los miles de huérfanos y viudas, se habla de 7,000 huérfanos .

El cambio ha sido dramático, antes de la militarización del estado sólo había tres denuncias de mujeres sobre violación de derechos humanos por parte de autoridades, tan sólo el año pasado se hicieron 87 , yo le pido ejemplos concretos y no tarda ni un segundo en responder, por ejemplo venimos de Ciudad Juárez porque estamos dando seguimiento a un caso de feminicidio, no pasa día en que vayamos a Juárez y regresemos con un costal de casos.

Hoy una señora se nos acercó, una madre que tiene a su hija de 15 años desaparecida desde el miércoles pasado, fue a un banco a pagar la colegiatura de su escuela y nunca regresó .

¿Cómo es la vida de una defensora de derechos humanos en Chihuahua?

Lucha guarda silencio unos segundos, es una vida muy difícil , la voz se le quiebra, vivimos con mucho temor. Estamos sobrepasados. Desde luego hemos recibido amenazas, por eso tenemos medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos . Lucha sabe a lo que se enfrenta, hay al menos seis casos documentados de activistas asesinados en los últimos dos años, hay un estado total de desánimo, los cuerpos policiacos llegan sólo a contar casquillos , concluye.