La expansión del poder de decisión del subsecretario Hugo López-Gatell con la recién conformada super Subsecretaría a su cargo, se refleja en el mayor presupuesto federal que ahora tendrá a su cargo.

Éste prácticamente se duplicará de unos 6,500 millones a cerca de 13,000 millones de pesos. Y ello será no sólo porque se agregarán a su adscripción 5 instancias adicionales con todo y sus respectivos recursos presupuestales, sino porque además se están definiendo aumentos de presupuesto para varias de esas áreas, por encima de lo aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año en curso.

De acuerdo con el PEF 2020 aprobado por el Legislativo, los recursos asignados a esas 13 instancias que están ahora bajo el mando de López-Gatell ascienden a un total de 9,499 millones de pesos.

Presupuesto de las 13 instancias de la super Subsecretaría. Fuente: PEF 2020

Sin embargo con las modificaciones decididas por el Ejecutivo, la cifra se eleva a 12,984 millones de pesos, es decir el incremento presupuestal fue de más de una tercera parte (37 por ciento).

Las instancias que están recibiendo el mayor incremento presupuestal son:

  • El Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (CENSIA) al cual se le duplicaron los recursos de 2,165 millones a 4.516 millones de pesos.
  • El Centro Nacional del Programas Preventivos y Control de Enfermedades al que le aumentaron de 928.7 millones a 1,749 millones de pesos.

Alcocer excedió sus facultades

Al margen de lo anterior, están por verse las consecuencias jurídicas del “acuerdo” firmado por el secretario Jorge Alcocer y publicado este miércoles 19 de agosto en el Diario Oficial de la Federación. De acuerdo con abogados expertos, el titular se excedió en sus facultades, porque si bien la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal le permite delegar facultades y adscribir unidades administrativas, no tiene permitido hacerlo con un órgano desconcentrado como es la Cofepris, ya que fue mediante Decreto Presidencial que se dio vida al regulador sanitario Cofepris, se le asignaron sus atribuciones y se definió que jerárquicamente debe responder al secretario de Salud.

Para modificar esta jerarquía de responsabilidades de Cofepris, se tendría que reformar: la Ley General de Salud en su artículo 17 y el Reglamento Interior de la Secretaría de Salud que en su articulo 2 señala que el secretario de Salud se auxiliará de órganos desconcentrados como Cofepris.

Adicionalmente, por jerarquía de leyes, un acuerdo de una dependencia de gobierno jamás podrá estar por encima o al mismo nivel de un decreto presidencial, mucho menos de una ley o reglamento, como se ha pretendido hacer con el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Muchas interrogantes surgen a partir de esto. No pueden ignorarse estas consideraciones jurídicas porque en un caso extremo el riesgo es que estando Cofepris en un terreno jurídico incierto, cualquiera de sus actos de autoridad regulatoria pueden ser impugnables e ir a tribunales.

Y el contexto se complica más si consideramos el vital rol de Cofepris en el proceso para resolver el crónico desabasto de terapias; deberá validar los medicamentos de la compra internacional que está organizando la UNOPS, con todo y que ya dijeron que ahora serán registros simplificados los que se otorgarán a los genéricos.

[email protected]