El manejo que hicieron el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, de la coyuntura generada por las protestas en contra de los feminicidios ha sido muy desafortunada, afirmó Sabino Bastidas Colinas. El analista y consultor político consideró que lo que hemos visto en días recientes es un terrible déficit de empatía, así como un problema de comunicación y de concepción de prioridades.

“Lo que debería estar pasando es que el presidente estuviera a la vanguardia en este tema; no en la retaguardia, a la defensiva señalando de manera partidista a las mujeres”, dijo Bastidas. “Ese sentimiento de dolor de las mujeres y de la sociedad en general por este asunto necesitaba del liderazgo del presidente de la República y no lo hubo”.

La incapacidad del presidente López Obrador para actuar acertadamente y, sobre todo, la gravedad de haber reaccionado a un tema tan sensible con una visión partidizante o ideologizaste, es un error, consideró el consultor político.

 

Es una derrota cultural de la izquierda mexicana

Dado que los gobiernos federal y el de la capital del país se dicen surgidos de movimientos de izquierda, “deberían encabezar estas causas y no es así. Ellos tendrían que colocarse planteando agendas modernas, mucho más sofisticadas teniendo interlocución con muchas de las organizaciones de las mujeres y entender el lenguaje”, agregó.

Bastidas explicó que, teóricamente, la defensa de las causas de igualdad de género es una de las fortalezas de las izquierdas en el mundo, pues éstas suelen tener una mayor proclividad a tener el apoyo de las mujeres, dado que encabezan causas progresistas, es decir, ideas de igualdad, protección y libertad que rompen paradigmas tradicionales de la familia.

Por lo tanto, una de las fortalezas de la izquierda está en el debate feminista, en la igualdad de género, pero en este momento lo que tenemos es una derrota cultural y política de la izquierda.

Uno de los errores más graves que han cometido los funcionarios de gobierno y políticos del entorno de Morena —añadió—, pasa incluso por el desconocimiento de conceptos básicos de la comprensión de qué es un delito de feminicidio y la problemática de éstos.

El analista expuso que la demanda para atender la violencia de género es muy legítima y tiene antecedentes en cada uno de los casos de feminicidios que se han registrado en el país. No obstante, el gobierno de la Ciudad de México, en su momento, se resistió a la declaratoria de violencia de género en la capital del país, así como al tipo penal y a las políticas públicas en la materia. Y, además de eso, se defienden ante su incapacidad de solucionar el problema como si fuera un tema partidista.

El grave error en el que incurren, tanto el presidente López Obrador como el gobierno de Claudia Sheinbaum, es no entender que son gobierno y deben desideologizar, despartidizar los reclamos. Ellos están obligados a no ver las críticas como si fueran los buenos contra los malos o conservadores contra liberales, recalcó.

Caso de la menor Fátima expuso cadena de fallas

Por otra parte, Bastidas afirmó que, en el caso de la menor Fátima, desaparecida y encontrada muerta hace unos días en la capital del país, lo que tenemos es un fracaso sistémico. Primero del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) porque no rescató a la niña del contexto de violencia en que vivía desde hace tiempo, pese a que esa institución tenía registro de ello por lo menos desde 2015.

Posteriormente ocurrieron una serie de fallas y el enorme fracaso de la Fiscalía General de Justicia la Ciudad de México (FGJCDMX) porque no reaccionó como debió desde el primer momento en que se acercaron los familiares a denunciar que la niña había desaparecido.

Toda esta serie de fallas obliga a que se hagan muchas preguntas y dejar muy claro que no se trata de un asunto ideológico, sino de un asunto de políticas públicas y organización elemental de entrega de un menor en custodia del Estado mexicano a través de una escuela pública.

Bastidas Colinas recalcó que en este caso, de ninguna manera, puede presentarse como un éxito la presentación de dos presuntos delincuentes. “Esto es un fracaso, ya nada va a recuperar la vida de la niña Fátima y de eso es de lo que debemos hacernos cargo (...) Ya planteado en macro hay un fracaso estructural de todo el sistema de justicia”. Ante esa situación, la demanda de justicia está enardeciendo a la sociedad. “Necesitamos que el Estado funcione para darle justicia a las familias”, agregó.

[email protected]

rrg