El IFE quedó erosionado en su credibilidad por su conclusión del caso Monex, pero aún puede restituir su imagen la próxima semana con la revisión de los topes de gastos de campaña con una sanción al PRI por la triangulación de dinero para el reparto de tarjetas de beneficios, comentó el exconsejero electoral Eduardo Huchim.

Entrevistado, dijo que la imagen del IFE, tras su resolución del miércoles en la que atajó cualquier sanción contra el PRI, está mermada y con baja credibilidad. Consideró que fue desaseado el proceso de votación por dos razones, porque el consejero electoral Sergio García Ramírez recordó en la mesa de discusión que conoce a uno de los involucrados en la investigación del caso Monex, y porque durante la votación, cuatro de los consejeros (Alfredo Figueroa, Lorenzo Córdova, Benito Nacif y María Marván) no estuvieron convencidos de los resultados de la Unidad de Fiscalización del IFE, e incluso propusieron sancionar al PRI por la poca claridad en el manejo de más de 66 millones de pesos.

Esto es muy desaseado porque lo correcto es que una parte importante del consejo tenía dudas sobre la investigación de la Unidad de Fiscalización. Lo pertinente era que este proyecto fuera devuelto a la Unidad para que profundizara y satisficiera las inconformidades y las dudas de quienes habían votado por sí sancionar al PRI. De tal manera que es una decisión si muy lamentable que erosiona la credibilidad del Instituto Federal Electoral , afirmó.

Recordó que la decisión más importante del IFE será el miércoles de la próxima semana, cuando se presenten los gastos finales de los gastos de campaña por parte de los candidatos presidenciales, y donde el IFE deberá definir si la campaña del PRI-PVEM incurrió en un rebase de más de 336 millones de pesos.

Será el próximo miércoles cuando el IFE determine si existió un rebase en el tope de gastos de campaña por parte de la coalición Compromiso por México, que postuló al hoy Presidente Enrique Peña Nieto, y determine una multa económica, que estima millonaria en caso de que se fije.

El IFE podría acumular los 50 millones 508,891 pesos que se utilizaron en la triangulación de dinero en el caso Monex a los gastos de campaña del PRI-PVEM, pues la Unidad de Fiscalización determinó que ese monto de recursos fue fondeado y durante el periodo de campaña. El PRI libró el pasado miércoles la sanción de 75 millones de pesos por haber triangulado recursos a través de cuatro empresas.

El presidente del IFE, Leonardo Valdés, advirtió que la resolución de ninguna manera exime a los partidos políticos de las posibles conclusiones a las que se llegue en los informes de gastos de campaña , y que las resoluciones contribuirán a la conclusión de los informes finales sobre los gastos de campaña presidencial, que presentará la Unidad de Fiscalización a más tardar el próximo 30 de enero.

Concedamos el derecho de la duda al IFE. Yo creo que podría frenar su desprestigio de una resolución tan desafortunada como la de su Presidente y el consejero Sergio García Ramírez. Creo que podría frenarse esa erosión si hay una determinación creíble, porque desde nuestra perspectiva, y la de muchos ciudadanos, el rebase es medible muy probablemente en miles de millones de pesos , afirmó Huchim.

jmonroy@eleconomista.com.mx