El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, reconoció que en la recta final del actual gobierno, hay “temas pendientes graves” que resolver en materia de seguridad y derechos humanos. Sin embargo, afirmó que ningún caso, la negociación de la ley será una salida a los problemas de inseguridad que se viven en el país.

Entrevistado al término de la inauguración de la Sala “Jorge Carpizo McGregor” del Museo de las Constituciones de la UNAM, el Secretario de Gobernación admitió: “tenemos temas pendientes, graves temas en materia de seguridad; graves temas en materia de instrumentación de legislación en derechos humanos”.

Sin embargo, Navarrete Prida dijo que en la recta final del actual gobierno federal también hay cosas muy buenas que deben consolidarse, como las reformas educativa y energética, así como la electoral.

“En la parte final, hay una serie de cosas que tienen que terminarse, que tienen que consolidarse, unas muy buenas, como las reformas en materia laboral; parte de lo que tiene que ver con la reforma en telecomunicaciones; la reforma energética que ha tenido un resultado muy positivo, lo mismo la reforma educativa, la reforma a nuestro sistema financiero. Desde luego este año electoral tendrá que consolidar una reforma más, que fue la reforma en materia electoral que se concretó con partidos políticos”, comentó.

En tanto, luego de que el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Guerrero, Salvador Rangel Mendoza, afirmó haberse reunido con un líder del crimen organizado, quien se comprometió a no asesinar a más candidatos en ese estado, el Secretario de Gobernación reconoció que ha habido agresiones y asesinatos contra políticos. Sin embargo, dijo, una reunión de ese tipo no es una solución para el gobierno federal.

“Desde luego se ha estado en contacto con la Conferencia del Episcopado Mexicano y con el Arzobispo Primado de México, habrá que ver cuál es el contexto en el cual ocurrieron estas declaraciones (del obispo Salvador Rangel)

“Lo que es un hecho es que el gobierno mexicano no negocia la aplicación de la ley, y no hay posibilidad alguna de que eso ocurra. No es un tema dubitativo. Las leyes se acatan y se cumplen”, afirmó.

“Sí tenemos un problema en Guerrero, sí ha habido temas con candidatos en materia de seguridad, sí ha habido ejecuciones en una zona cercana al Chilpancingo, que es Chilapa, y sí tenemos obligación de entrar a estos lugares y aplicar la ley, no el uso desmedido de la fuerza, sino poner a disposición de juez a quien la haya infringido, y tenemos identificado el grupo que generó violencia”, añadió.

Trump, inexacto

Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que México no coopera con su país para frenar la migración proveniente de centro y Sudamérica, el secretario Alfonso Navarrete Prida comentó que las expresiones del mandatario sin inexactas.

“México ha hecho una enorme tarea en materia migratoria, tanto en la defensa de nuestros connacionales en los Estados Unidos de Norteamérica, como en la protección y derechos humanos en lo que tiene que ver con nuestra frontera sur.

“Y ahí están las cifras, ahí están los números, ahí está la relación con organismos no gubernamentales. Es absolutamente inexacto señalar que no hay esfuerzo de México en regular, apoyar, conducir los procesos migratorios, que es un fenómeno mundial, y sí actuamos con absoluta soberanía en el cumplimiento de nuestras leyes”, aseveró.

Más tarde, mediante su cuenta de Twitter, Navarrete Prida informó que habló telefónicamente con la secretaria de Seguridad Interior estadounidense, Kirstjen Nielsen: “acordamos analizar mejores vías para atender los flujos migratorios de conformidad con las leyes de cada país”, dijo.

jmonroy@eleconomista.com.mx