Entrevista a Arturo Zamora, secretario general del PRI

“Transformación”, es la palabra que escogió el secretario general del PRI, Arturo Zamora, para describir lo que necesita el tricolor de cara a la elección de su líder nacional el próximo domingo 11 de agosto.

En entrevista, el priista afirmó que la imagen de corrupción tras los escándalos protagonizados por integrantes del partido se podrá revertir sólo con la apertura del instituto político a las nuevas militancias y de abanderar causas sociales.

Aunado a ello, Zamora habló sobre los gastos que trae consigo la realización de la elección interna, los créditos que han solicitado para ello y la austeridad al interior del partido.

—¿Los escándalos de corrupción han marcado al partido?

Quienes han estado dentro del partido y que han sido señalados y que hay elementos, pues han sido expulsados del partido y han perdido sus derechos como integrantes del PRI.

Entonces, eso es un proceso que será muy importante que continúe realizándose con la nueva dirigencia porque entiendo que es el tema de la confianza, un elemento muy importante, que tiene que ver con la competitividad electoral a la que vamos en el 2021, entonces en el 2021 tendremos 14 o 15 elecciones de gubernaturas, las cuales ocho de ellas son gobernadas por priistas y en ese sentido la meta es seguir manteniendo las gubernaturas.

En todos los partidos hay y ha habido problemas de corrupción, no hay uno en el que no haya habido escándalos.

—¿Necesita el PRI una limpia al interior?

Esos procesos se dan incluso de manera natural y la única forma es que el partido se abra para las nuevas generaciones, que el partido tenga apertura para jóvenes.

La otra es abanderar las causas de la sociedad, abanderar con pasión, como emoción con determinación lo que está en este momento percibiendo la sociedad; los problemas de violencia, de empleo, los problemas de incertidumbre económica, esto es en lo que se deben concentrar nuestros liderazgos en todo el país.

—El PRI ha solicitado créditos por casi 200 millones de pesos para su funcionamiento, ¿cómo se justifica esto?

Tenemos que dar salida a un proceso electoral que hemos decidido que sea democrático en el que participen los priistas de todo el país. Tenemos la obligación de dar cause y dar garantías, pues, a la instalación de más de 6,000 casillas electorales.

En función de esto se consultó, se concensó, se evaluaron todos los escenarios y ésa es la decisión que se tomó antes de acudir a una decisión, por ejemplo, de venta de bienes inmuebles del partido.

—¿Cuánto costarán las elecciones internas?

Se está hablando de aproximadamente de más de 80 millones de pesos.

—¿Cuál es el peor y mejor escenario para el PRI tras la elección interna?

El mejor escenario que nos puede ocurrir es que esto se lleve a cabo en orden, con un gran respeto, con las fórmulas que están participando y se realice sin duda alguna con un gran ánimo de contar con una dirigencia con las características que se requieren en estos momentos.

Pero el escenario es que haya ausencia de electores, ese es un reto importante que debemos tener.