Hace tres meses en el poblado de Iguala, Guerrero, seis personas murieron y 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, desaparecieron a manos de la policía municipal en colusión con la delincuencia organizada. Desde entonces, los días para los compañeros y familiares son iguales, pese a las fechas o días festivos, afirma el estudiante normalista Omar García, quien sobrevivió al incidente.

Ya no hay diferencia entre un día y otro, porque nuestra exigencia es que nos presenten con vida a nuestros compañeros. Nos siguen faltando 43 y eso no es diferente de un día a otro , expresó Omar García.

El representante de los padres de familia, Felipe de la Cruz, sentenció que pese a que el gobierno federal cierre el caso, familiares y compañeros, de manera independiente, seguirán buscando a los 42 normalistas que faltan por localizar.

Si creen ellos que al cerrar el caso, nosotros nos vamos a sentar (...) para nosotros no va a haber vacaciones y no tiene que haber vacaciones para ellos, porque también tienen que seguir con su trabajo. Si no tenemos Navidad, tampoco ellos van a tener Navidad; si no tenemos Año Nuevo tampoco ellos van a tener año nuevo, porque nosotros vamos a seguir en acción , sentenció De la Cruz.

Compañeros de los normalistas pasaron la noche del 24 de diciembre en las inmediaciones de la Residencia Oficial de Los Pinos, reclamando la aparición con vida de los muchachos faltantes, así como no cesar con la búsqueda en vida. Este jueves se esperan manifestaciones en Iguala y en el Distrito Federal, a tres meses del incidente.

Omar García afirmó que el movimiento del que forman parte seguirá combatiendo: La lucha va a seguir, va a continuar y se va a recrudecer (...) Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias .

Expuso que el movimiento ha trascendió lo político y no es más sólo de los padres de familia: Estamos viendo que en todo el país hay diferentes problemas, diferentes asuntos que resolver, y que el Estado mexicano se ha visto rebasado o no tiene la voluntad (...) Lo tenemos que resolver todos desde abajo .

Asimismo, aseveró que 85% de la población mexicana todavía mantiene simpatía con las familias de los normalistas faltantes.