Los cambios de modelos y plataformas educativas a raíz de la pandemia del Covid-19 han generado oportunidades para los participantes en el sector educativo. El Economista reunió a tres expertos en su Laboratorio de Soluciones para charlar sobre los desafíos y las oportunidades en la enseñanza.

Arturo Vallejo, rector de la Universidad del Desarrollo Profesional (Unidep), reconoció que con el esquema de educación a distancia es posible una mejor administración del tiempo, conocer los procesos y asimilar el conocimiento en menor tiempo, con ello lograr un mejor balance de vida, pero mencionó riesgos inherentes al uso de nuevas herramientas tecnológicas para la educación, como una eventual pérdida del contacto social, que se confunda el objetivo del aprendizaje y se privilegie el conocimiento de los programas y plataformas al considerar que la virtualidad del proceso de aprendizaje es lo más importante sin ponderar en su dimensión adecuada el conocimiento y las competencias que cada alumno obtiene a través de los programas y las herramientas.

Destacó que en este periodo de confinamiento el sector educativo ha aprendido y emprendido la transformación de las actividades docentes y estudiantiles, de modo presencial a educación a distancia, en corto tiempo.

El desafío que eso implicó, a la mitad del ciclo académico, fue la realización de ajustes para hacer viable la adquisición de competencias en una nueva modalidad de enseñanza y aprendizaje, para lo cual, sobre la marcha, la Unidep tuvo que crear un ámbito que permitiera a toda la comunidad adaptarse a una nueva modalidad.

Para Víctor Álvarez, subdirector de informática de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), los cambios que ha generado el covid en la enseñanza y sus métodos son un reto para el sector educativo. Refirió que si bien empresas y escuelas ya tenían proyectos de enseñanza digital, con la pandemia se tuvieron que acelerar y lo que se tenía planeado a tres o cuatro años se ha tenido que hacer en 60 días.

“Había cierta experiencia en planes educativos en línea, pero no es tan sencillo migrar de educación presencial a educación en línea. Los maestros han tenido que aprender mucho sobre la marcha. Algo que parece sencillo como el dispositivo para impartir y tomar clases se ha vuelto un desafío”.

Destacó que el confinamiento es un factor que ha impactado en la población académica; no son pocos los aún reacios a integrarse a la educación en línea, “tienen la esperanza de que regresemos a clases presenciales en algún momento. Algunos incluso están dispuestos a perder un semestre para regresar cuando la situación se haya normalizado”.

Sobre los aprendizajes que ha dejado el confinamiento a la educación a distancia, dijo que si bien antes la educación se guiaba con avances homogéneos, ahora es común que cada alumno aprende a su ritmo. “Seguimos eso a través de herramientas digitales, y es posible poner atención a cada alumno de acuerdo con su circunstancia, mediante analíticas aplicadas”.

Ahora el riesgo es pensar que todo va a ser igual que antes, pero la resiliencia, individual, institucional y nacional es una oportunidad que se abre para todos. “En tiempos de cambio, los dispuestos al aprendizaje se apoderarán del futuro. Aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”, parafraseó a especialistas en tecnología educativa.

Sergio Álvarez, director de Cuentas Estratégicas de Totalplay Empresarial, por su parte, dijo que en materia de soluciones tecnológicas, ha sido un reto importante, sobre todo por la urgencia que implicó la pandemia. “Algunas instituciones tenían el camino andado, y se incorporaron las herramientas que tenían disponibles, las competencias de los docentes, alumnos y padres, para avanzar en un sentido tecnológico. En ese contexto, nos dimos a la tarea de buscar una plataforma integral que en su estructura pudiera atender todos los niveles educativos con facilidad para el usuario. Desarrollamos una plataforma con características y apariencia amigables para los estudiantes, para que no les cueste tanto trabajo incorporarse a estos temas.

Destacó que tecnológicamente el gran desafío es la conectividad. “Totalplay empresarial tiene cobertura nacional, pero estamos sujetos a que nuestra infraestructura llegue a las casas de los docentes y estudiantes. Estamos incorporando soluciones móviles, para acceder a las plataformas educativas.

Los objetivos de la educación a distancia se alcanzarán a medida que se tenga acceso a la educación de calidad con modelos no presenciales, respaldados por la tecnología, pero hay alternativas para lograrlo y sacar el mejor provecho”.

Sin lugar a dudas, dijo como conclusión el rector de la Unidep, la educación a distancia permitirá aprender de maneras distintas y desarrollar competencias sobre realidades nuevas en todas las edades.

El Laboratorio de Soluciones de El Economista es un espacio virtual para discutir sobre el estado de las industrias con motivo de la pandemia de coronavirus y trazar vías de mejora y de mejores prácticas para la reactivación económica.

[email protected]