La desigualdad que prevalece entre los jóvenes mexicanos de entre 18 y 29 años no se terminará con programas con enfoques asistencialistas, planteó Fátima Montiel.

En entrevista, la presidenta de la Comisión nacional de Jóvenes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) aseguró que los mexicanos de entre 18 y 29 años viven una situación de contrastes, pues mientras algunos están destacando en el extranjero por su capacidad intelectual, innovación y proyectos, otros en su propio país no han tenido oportunidades de gozar de una educación de calidad ni de tener un buen empleo.

En ese sentido, dijo que la Coparmex apoya la implementación del programa Jóvenes Construyendo el Futuro implementado por el gobierno federal porque está destinado a ayudar a los jóvenes que más lo necesitan. Sin embargo, expuso que no se debe caer en asistencialismos.

“Aplaudo que vean a los jóvenes, que estén velando por aquellos que no tienen la oportunidad de desarrollo como muchos otros; no obstante, programas asistenciales no ayudarían a terminar de forma permanente el problema que tenemos en el país: la desigualdad. Les permite un subsidio de una forma temporal, pero no es permanente, no estamos resolviendo el problema de raíz”, expresó.

En ese sentido, destacó que es fundamental que con el programa Jóvenes Construyendo el Futuro se ayude a ese sector de la población a identificar sus capacidades, fortalecerlas y certificarlas, pues sólo así podrán llegar mejores oportunidades de crecimiento.

Mencionó que hay un aspecto importante que consideran necesario cambiar: no se debe integrar a los jóvenes a un centro de trabajo por la cercanía a su hogar, sino por las habilidades, capacidades y vocación que tienen en lo profesional.

Indicó que para medir el éxito de Jóvenes Construyendo el Futuro será necesario darle seguimiento a los beneficiarios, a fin de saber si lograron colocarse en una fuente laboral que les permitirá tener mejores condiciones de vida.

A los jóvenes que empleemos hay que cuidarlos y ver que realmente están creciendo, accediendo a otro nivel de vida.

También apoyemos a los emprendedores

Fátima Montiel destacó que los jóvenes de México pueden generar el cambio que requiere el país para ser mejor, pero para ello se requiere detonar a la juventud desde dos ámbitos, por un lado ayudarles a que tengan mejores oportunidades de educación y laborales, y por otro lado, impulsándolos a emprender.

Puntualizó que las autoridades no deben olvidar que también hay otros jóvenes, quizá con menos carencias, pero que también requieren apoyo del gobierno.

Al respecto, detalló que hay una parte importante de los jóvenes que busca ser apoyada para emprender, pues cuando uno joven inicia un negocio no sólo se autoemplea, sino que genera más fuentes de trabajo directas e indirectas. Ello toma relevancia, dijo, cuando recordamos que la economía mexicana es sostenida por las pequeñas y medianas empresas.

“Tenemos que detonar de dos formas a la juventud, a aquellos que lo están haciendo muy bien, aquellos jóvenes empresarios. México necesita jóvenes empresarios (…) La pobreza se puede resolver desde la perspectiva del emprendimiento”.

lidia.arista@eleconomista.mx