El presidente Felipe Calderón afirmó que la evaluación de la política pública ha sido el eslabón más débil de la cadena de eficacia gubernamental.

Ayer, durante la presentación del Centro de Aprendizaje en Evaluación y Resultados para América Latina (Clear), comentó que no basta la buena fe ni la intención de hacer cosas buenas si no se evalúan los resultados de las políticas públicas.

No basta la buena fe, no basta la rectitud de intención de hacer cosas buenas que a la hora de evaluarlas son francamente ineficaces o incluso que pueden exacerbar las distorsiones que tiene la desigualdad social y económica en México , dijo ante evaluadores de la gestión pública.

Respaldado por los secretarios de Hacienda y Función Pública, Calderón pidió a los gobernantes que se abran a la evaluación de programas, el presupuesto basado en resultados, la homologación contable y la transparencia.

En Los Pinos, Edna Jaime, directora de México Evalúa, explicó que los espacios más vulnerables de la transparencia se encuentran en los ámbitos estatal y municipal.

En México, los niveles subnacionales de gobierno están precariamente dotados para realizar tareas de esta naturaleza (de evaluación) , acusó.

Enrique Cabrero, director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), argumentó que en México hay todavía muchos espacios para rescatar de la opacidad y la ineficacia .

Calderón celebró que el CIDE esté a cargo del Clear, en el cual se monitoreará y evaluarán las políticas y programas gubernamentales en un centro financiado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, mientras que el gobierno federal aportará 1.5 millones de dólares.

[email protected]