La principal amenaza de lavado de dinero en México es la delincuencia organizada. De acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), son ocho las organizaciones delictivas más fuertes y con presencia en casi todo el país, donde se presume se lavan alrededor de 50,000 millones de dólares al año.

Según la UIF, estas ocho organizaciones son los cárteles del Pacífico, el de Jalisco Nueva Generación, del Golfo, de Juárez, de los Beltrán Leyva, los Caballeros Templarios, la Familia Michoacana y el Cártel del Noreste.

En la víspera, la UIF elaboró un documento preliminar de la segunda evaluación nacional de riesgos, en el cual identifica como principales conductas de la delincuencia organizada el secuestro, extorsión, robo de hidrocarburos, pesca ilegal de especies protegidas, tráfico de armas, trata de personas, narcotráfico y narcomenudeo.

Para Javier Oliva, investigador en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, este análisis de la UIF sirve para darle más peso a instrumentos jurídicos para golpear financieramente las estructuras criminales, como la extinción de dominio o la incautación de bienes.

“El crimen organizado es una actividad que se mueve por la obtención de dinero y mientras no se vulnere esa posibilidad, tanto el poder corruptor como sus capacidades delincuenciales seguirán intactas”, explicó Oliva.

Para Erubiel Tirado, coordinador del programa de Seguridad Nacional, Democracia y Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, este informe de la UIF demuestra que prácticamente todo el país tiene presencia de organizaciones criminales, lo que es un indicio de que su actividad ya tiene una penetración en la vida económica de las regiones donde operan, por lo que es indispensable identificarlas y atacarlas.

“La vida de las organizaciones criminales depende de su sustentabilidad económica, que funciona en cómo pueden ir integrando las ganancias ilícitas al circuito legal del país. En la medida en que se debilitan las estructuras de lavado de dinero, se golpea a estas organizaciones”, comentó Tirado.

Sistema judicial, la falla

Santiago Nieto, titular de la UIF, ha reportado que en México sólo existían 22 sentencias por lavado de dinero, lo que era muy poco para el tamaño de la economía del país.

Para Ricardo Gluyas Millán, del Instituto Nacional de Ciencias Penales, el gran pendiente de México para tener éxito en el combate en el lavado es que el sistema judicial tenga mejor comprensión del tema y actúe contra los criminales que son investigados.

“El sistema judicial en México es la falla en el combate al lavado de dinero, hay muy pocas sentencias, si se saca la proporción de toda la información que recibe la UIF comparado con el número de sentencias, resulta un porcentaje insignificante”, acotó.