La Procuraduría General de la República (PGR) rechazó los señalamientos que han realizado representantes de partidos políticos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), de un supuesto uso faccioso del agente del Ministerio Público por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La PGR informó que “si bien cualquier partido o coalición tiene el derecho a acudir a instancias internacionales para plantear sus preocupaciones sobre el proceso electoral, la conducción de éste es responsabilidad del Instituto Nacional Electoral (INE), organismo autónomo que protege las garantías para una elección que dé certeza a la ciudadanía”.

Agregó que “las instituciones del gobierno de la República han atendido a las resoluciones del INE, como lo hizo la PGR el pasado 14 de marzo en cumplimiento a las medidas cautelares que le fueron solicitadas”, y que a través de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, la PGR colabora para que la OEA despliegue una Misión de Observación Electoral, organización que fue invitada por el INE en mayo del año pasado.

Por tanto, en relación a los señalamientos específicos del actuar de la PGR, enfatizó que el pasado 26 de octubre del 2017, se recibió una denuncia sobre hechos posiblemente constitutivos del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, y derivado de ello se inició una carpeta de investigación a la que se han integrado evidencias, diversos testimonios y pruebas documentales.

Mismos que obligan a “esta Procuraduría a profundizar las investigaciones para confirmar o descartar algunas imputaciones”.

“Las investigaciones en curso se conducen para esclarecer los hechos y no en contra de alguna persona en específico. En el marco de sus obligaciones constitucionales, la PGR investiga el caso sin consideración electoral alguna”.

Y adelantó, que una vez concluida la investigación, se podrá determinar si los probables imputados deberán presentarse ante la autoridad judicial correspondiente y que en todo momento, la PGR continuará cumpliendo con sus funciones, con independencia de los procesos electorales o actividades partidistas en curso.

Por último, reiteró que “seguirá colaborando con diversos órganos y mecanismos internacionales de los que el Estado mexicano es parte”.