La Organización de las Naciones Unidas (ONU) aceptó acompañar a Andrés Manuel López Obrador en temas de combate a la corrupción relacionados con proyectos de licitación de obra pública, en caso de que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia resulte vencedor en la elección presidencial del 1 de julio.

Marcelo Ebrard, coordinador regional de campaña de López Obrador, divulgó en redes sociales la contestación de la ONU a una carta en que el aspirante presidencial había convocado al órgano multilateral a ser partícipe de una nueva política que impulsará en materia de contratos y licitaciones.

“Estamos listos para que, transcurrida la elección en México, podamos iniciar conversaciones a fin de trabajar conjuntamente tanto en proyectos estratégicos, como asistencia técnica en adquisiciones estratégicas, así como en el diagnóstico independiente de aquellas propuestas que quieran llevar a nuestra consideración”, respondió la ONU a través de una de sus áreas -la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS)- al candidato de Morena-PT-Encuentro Social.

Marcelo Ebrard, exjefe del gobierno de la Ciudad de México, celebró la decisión de la ONU diciendo que “habrá, por primera vez, acompañamiento internacional de primer nivel contra corrupción” en México.

Andrés Manuel López Obrador envió la solicitud de colaboración a la ONU el 16 de mayo, que también fue compartida por Ebrard.

Desde entonces, López Obrador señalaba que en caso de vencer el 1 de julio, solicitará la colaboración de la UNOPS en la revisión de las licitaciones y adquisiciones del gobierno federal, incluso en administraciones federales anteriores.

El portal SimEmbargo.com.mx recordó que en marzo, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) publicó el estudio “El Sistema Mexicano de Contrataciones Públicas”, en el que reveló que en los 700,000 procedimientos de compras públicas federales realizadas de 2012 a 2017 -en las que se invirtieron 2.3 billones de pesos-, se detectaron anomalías, prácticas poco transparentes y/o falta de competencia.

El IMCO indicó entonces que el 1.9% de los 129,411 proveedores concentran el 80% del monto total destinado a compras públicas; mientras que el 71% de los contratos fueron otorgados por adjudicación directa.