La candidata del Morena, PT y el PES a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se perfila, al menos en las encuestas que miden la intención del voto, a ganar la elección del 1 de julio, al ubicarse en un cómodo primer lugar respecto de sus contrincantes.

La jefa delegacional con licencia de Tlalpan se benefició del llamado efecto Andrés Manuel López Obrador (la ventaja en la carrera por la Presidencia). Incluso logró soportar los ataques de su contrincante perredista, Alejandra Barrales, quien la trató de etiquetar en la campaña de tener parte de la responsabilidad en la tragedia que constituyó la muerte de niños en una escuela primaria privada durante el temblor del pasado 19 de septiembre, donde actos de corrupción habían permitido su operación cuando violaba reglamentaciones delegacionales.

En tanto, Alejandra Barrales, de la coalición PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, fue de más a menos. En la lucha por el segundo lugar, el abanderado del PRI, Mikel Arriola logró colocarse al menos en un empate técnico, según algunas encuestas electorales.

Todo parece indicar que el PRD perderá este bastión donde ha sido gobierno desde 1997, cuando Cuauhtémoc Cárdenas triunfó en la primera elección de autoridades locales en la capital del país.

En lo que se prevé sea un descalabro para el PRD influyó la baja calificación de los citadinos al desempeño del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien pidió licencia al cargo para ser postulado por el Frente PAN-PRD-MC al Senado de la República. Entró en el número dos de la lista de plurinominales del PAN.

El candidato del PRI, Mikel Arriola, optó por apostar por el voto de los grupos más conservadores de la capital, al manifestarse en contra del aborto, la adopción por parte de parejas homoparentales y en contra de la legalización del uso recreativo de la mariguana.

En tanto, Mariana Boy del PVEM, Purificación Carpinteyro de Nueva Alianza, Marco Rascón del Partido Humanista (de representación local) y la independiente Lorena Osornio apuntan a tener una participación testimonial en este proceso.

El 1 de julio se elegirá el primer Congreso de la Ciudad de México y Morena y sus aliados se perfilan para ser la mayoría en ese cuerpo colegiado. En el caso de las 16 alcaldías se prevé una cerrada disputa entre el PRD y Morena y sus respectivos aliados, mientras que el PRI y el PAN tendrán triunfos escasos.