La reciente decisión de un juez de suspender en definitiva la aprehensión de Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero, demuestra que en México la justicia solamente ampara a las élites y no al ciudadano común, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Es una justicia, entre comillas, de élite. Sólo se castiga al que no tiene agarraderas, al que no tiene con qué comprobar su inocencia; eso está mal, pero hay que respetar la decisión del juez.”

En conferencia de prensa, el mandatario mexicano dijo que el hecho demuestra que se vive en un estado de Derecho.

Sin embargo, lamentó que el Poder Legislativo federal haya decidido el desafuero del mandatario tamaulipeco panista para que pueda llevarse a cabo la investigación en su contra por parte de las autoridades competentes, “y de repente el juez ampara.

“Es su derecho, también, pero, ¿qué esto es muy común? ¿Se ampara a Juan pueblo? ¿Se le protege? No."

Desde su punto de vista, el problema que tiene el Poder Judicial es que “protege y ampara sólo a las élites, sólo a los potentados, a los representantes de la llamada clase política o a los dueños de las grandes corporaciones.”

Sin mencionar a Cabeza de Vaca, López Obrador insistió en lamentar que un juez pida libertar para una persona acusada, que tiene fama en el mundo de la delincuencia.

rolando.ramos@eleconomista.com