Por unanimidad, el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el acuerdo para atraer y posponer los plazos del proceso para los comicios en Coahuila e Hidalgo que estaban programados para el 7 de junio.

En una sesión realizada de manera virtual, el consejero presidente, Lorenzo Córdova, aseguró que la decisión fue por consenso de todas las fuerzas políticas con el fin de cumplir con los lineamientos del Consejo de Salubridad General ante la contingencia sanitaria por coronavirus Covid-19.

Córdova Vianello indicó que el proyecto tiene por objeto ejercer la facultad de atracción para la suspensión temporal de las actividades de los dos procesos comiciales, como el registro de aspirantes, campañas electorales y la jornada electoral.

Aun cuando el Consejo de Salubridad decidió no pronunciarse explícitamente en materia electoral, el consejero presidente puntualizó que la imposibilidad del desarrollo de los procesos electorales en ambas entidades coincide con la solicitud de los partidos nacionales para posponer los procesos durante la emergencia.

“El INE nunca pondrá en riesgo la certeza y la equidad de la competencia electoral, y menos aún el derecho a la salud de las y los ciudadanos. El INE establecerá, en coordinación con las instancias jurisdiccionales y estatales, la nueva fecha de la jornada electoral, de ser posible a finales de julio o principios del mes de agosto, así como el calendario al que se ajustarán las actividades que se están posponiendo ”, destacó.

El consejero presidente aclaró que las elecciones en las dos entidades no se cancelan, sino que se posponen hasta que existan condiciones sanitarias para el adecuado ejercicio pleno y libre de los derechos políticos.

Entrevistado por El Economista, el asesor electoral Luis Miguel Carriedo consideró que la decisión tomada por el INE era inevitable, y destacó que ésta fue apoyada tanto por los consejeros como por los representantes de los partidos y del Poder Legislativo.

Destacó que los procesos electorales, por su naturaleza, requieren de una cercanía con las y los ciudadanos, lo que va en contra de las disposiciones fijadas por el Consejo de Salud. Y puso como ejemplo la capacitación electoral, que si bien ya pasó una etapa, faltará una más, ya que ésta fue suspendida.

Explicó que el registro de candidaturas y campañas, que estaban previstas para abril, se verán detenidas para desahogarse en cuanto disminuya el riesgo de contagio; pero si continúa la contingencia, se deberán tomar nuevas medidas, acotó Carriedo.

“Todavía es posible no generar una afectación mayor a la conformación e instalación de los poderes que se van a renovar —en el caso de Coahuila, el Congreso y en el caso de Hidalgo, los ayuntamientos—, porque todavía falta un tramo en el mes de abril para desahogar las campañas. No hay una fecha específica, simplemente se suspende”.

Aclaró que independientemente del acuerdo de suspensión, las y los candidatos no podrán promoverse por plataformas digitales, debido a que en el periodo de intercampaña no se pueden hacer llamados al voto.

Finalmente, al ser cuestionado si existe la posibilidad de que esta decisión genere costos no contemplados al organismo autónomo, el experto en materia electoral lo descartó, ya que el proceso no se cancela, y sólo se modifican los plazos calendarizados.

[email protected]