Un juez federal negó a Emilio Zebadúa González, ex oficial mayor de Sedesol y Sedatu, un amparo en contra de cualquier orden de captura y la confiscación de bienes por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), quien lo investiga por la operación denominada “Estafa Maestra” en donde se involucra un presunto desvío de recursos por 5,073 millones 358,846 pesos.

Como parte de la carpeta de investigación FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0001220/2019, el Juez Tercero de Distrito con sede en Tapachula, Chiapas, Felipe Sifuentes, negó el recurso al ex Oficial Mayor de Sedesol y Sedatu, por considerar que son graves y amerita prisión preventiva los delitos por lo que es investigado.

De esa forma, la Fiscalía General de la República puede proceder en su contra en cualquier momento.

Cabe destacar que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, encabezada por Santiago Nieto, presentó una denuncia ante la Subprocuraduría Especializada en Investigación contra Delincuencia Organizada (SEIDO) contra Emilio Zebadúa González y sus hermanos José Ramón y Lourdes por el delito de lavado de dinero por un monto de 205 millones de pesos.

Zebadúa ofreció a la FGR ser testigo colaborador en su investigación de la Estafa Maestra para clarificar el presunto desvío de recursos de Sedesol y Sedatu para campañas electorales del PRI. En esa operación Zabadúa implicó a Ramón Sosamontes, quien fuera en su momento jefe de la Oficina de la ex secretaria de Desarrollo Social y Sedatu, Rosario Robles, actualmente presa.

Fue a partir de esa intención de Zabadúa que Rosario Robles decidió la semana pasada también solicitar a la FGR ser testigo colaborador a fin de obtener algún beneficio procesal, principalmente su libertad provisional.

Rosario “R” afirmó que buscará un criterio de oportunidad para que se conozca la verdad sobre el caso llamado “La Estafa Maestra”.

“Reitero mi compromiso de hablar con la verdad. He pedido a mis abogados Epigmenio Mendieta y Sergio Ramírez, generen estrategia jurídica conjunta para acceder a un criterio de oportunidad, consciente de lo que significa. Seguro habrá quienes nieguen los hechos, pero las pruebas hablarán”, dijo.

jorge.monroy@eleconomista.mx