Un juez federal en Nayarit ordenó prisión preventiva en contra del exgobernador de ese estado, Roberto Sandoval Castañeda, acusado por la Fiscalía General de la República del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita. El mismo juez ordenó que la hija del ex mandatario estatal continúe en libertad el proceso en su contra por la misma causa.

Roberto Sandoval fue detenido ayer en Nuevo León, y el anuncio por parte del gobierno federal se hizo cuando ya había iniciado la jornada electoral de este domingo. Posteriormente, el exmandatario fue trasladado al penal federal “El Rincón” en Nayarit, donde permanecerá recluido, por lo menos, hasta la próxima audiencia prevista el 12 de junio.

Este lunes, en una audiencia inicial de control, un juez federal del Centro Federal de Reclusión de Nayarit ordenó, por el riesgo de fuga, la prisión preventiva contra Sandoval, mientras que en el caso de Lidy Alejandra Sandoval, ordenó su libertad provisional, aunque tendrá que portar brazalete electrónico y entregar a la autoridad ministerial su pasaporte.

La FGR acusa a Sandoval de adquirir propiedades bajo operaciones de lavado de dinero, mismas que puso a nombre de su hija, Lidy Alejandra Sandoval López, quien no tenía forma de cubrir ese tipo de gastos toda vez que era una estudiante universitaria.

Cabe destacar que Roberto Sandoval Castañeda cuenta con otras dos órdenes de aprehensión girada por un juez local en Nayarit.

La primera dará del 13 de noviembre del 2020, cuando un Juez de Control giró una orden de aprehensión contra el exgobernador por los probables delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones, en agravio del Fondo de Inversión y Reinversión para la Creación y Apoyo de Empresas Sociales del Estado de Nayarit (FIRCAES).

Después, el 23 noviembre 2020, un Juez de Control local dictó una segunda orden de aprehensión en contra del ex mandatario estatal, aunque la Fiscalía de Nayarit no precisó aquella vez de los delitos que le acusa.

De esa forma, el Juez concedió una orden de aprehensión contra el exgobernador, dada la cantidad “desmesurada” de las operaciones reportadas en detrimento económico de las finanzas públicas de Nayarit.

jorge.monroy@eleconomista.mx