Ante el riesgo de restauración de un presidencialismo autoritario, más que nunca el papel del Congreso de la Unión debe ser de contrapeso, aseveró Juan Zepeda, vicecoordinador del PRD en el Senado de la República.

 

En entrevista, el también excandidato a la gubernatura del Estado de México destacó que si bien serán una bancada pequeña de entre seis y ocho senadores (esperan la definición de Emilio Álvarez Icaza y Xóchitl Gálvez), no hay duda que el PRD buscará ganar el debate en el pleno del Senado.

 

“¿Qué si vamos a poder hacer? Ganarles el debate como lo hacía el PRD hace muchos años cuando el PRI era mayoría y nosotros con unos cuantos diputados poníamos de cabeza al Congreso porque dábamos el debate, los argumentos los teníamos nosotros, ganábamos el debate, aunque siempre nos ganaban la votación”.

 

El senador electo adelantó que el grupo legislativo del PRD apoyará los temas en los que coincida con la agenda del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo en los que no haya coincidencias debatirá y exigirá a Morena flexibilizar su posición porque lo que no se puede permitir, dijo,  que salga un régimen autoritario (PRI)  para que entre  uno todavía más autoritario (Morena).

 

“Vamos a tener que desnudar estas prácticas antidemocráticas o autoritarias que vaya implementando Morena y sus aliados en las dos Cámaras pero por supuesto que vamos a dar la lucha eso es innegable”.

 

—¿Qué rol tendrá el PRD en la LXIV Legislatura del senado de la República?

 

—El PRD no tiene otra opción más que retomar esa actitud combativa, de denuncia, de aportar, de llevar la voz de esos sectores que se han quedado sin ella en estos últimos años para empezar a recuperar esa simpatía que la perdimos el 1 de julio pasado.

 

La representación del PRD en la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados va a ser reducida, estamos hablando de alrededor de entre ocho y nueve senadores, y en Cámara de diputados 21 legisladores. Sin embargo, en el Senado nosotros vamos a hacer un grupo parlamentario que enriquezca las propuestas donde nosotros coincidimos por ejemplo como los matrimonios igualitarios, la legalización de algunas drogas como la marihuana y posiblemente la amapola, el tema de la voluntad anticipada, la eliminación del fuero, la reducción de los salarios, así como la creación de la Secretaría de Seguridad Pública.

 

En el tema de austeridad, particularmente en la reducción de sueldo, se ha venido planteando una reducción de 300 mil  pesos de la dieta mensual de un senador a 90 mil pesos, la realidad es que nosotros tenemos que ser congruentes en un país donde el salario mínimo ronda los 88 pesos diarios que no te alcanza para adquirir la canasta básica. Nuestra propuesta va a ser que en el Senado ganemos 40,000 pesos, no 90,000.

 

También vamos a apoyar las propuestas de la eliminación del fuero, empezando por el presidente, gobernadores, diputados locales, federales , senadores, es decir que no haya ninguna impunidad y que se contemple una figura donde se solicite el juicio político para el presidente en turno para el gobernador, etc. por algunas causales entre ellas ineficiencia en el cargo para el que fue electo, es decir vamos a apoyar esas propuestas, las vamos a enriquecer y las vamos a jalar totalmente a la izquierda.

 

Por otro lado habrá temas donde no vamos a coincidir, pues ahí nosotros vamos a exigir que esos temas donde ellos no se han pronunciado o tienen una opinión distinta, puedan ellos flexibilizar su posición porque hoy el país no está como para se vaya un régimen autoritario y regrese uno todavía más autoritario.

 

Por ejemplo en temas como el nombramiento del fiscal general, junto el del fiscal anticorrupción y el fiscal para investigar los delitos electorales, la posición que mantiene Andrés Manuel y su proyecto es que ellos nombren a esos fiscales. Nosotros decimos que no, que eso no puede ser posible.

 

Proponemos modificaciones al 102 constitucional y que estos nombramientos salgan que otro ámbito que escape a la influencia del presidente de la República, puede ser el esquema de Colombia donde la Suprema Corte de Justicia es la que manda las propuestas y el Senado las elige. O lo que hemos propuesto nosotros, generemos un mecanismo para que el Fiscal General de la República sea electo en un mecanismo democrático, abierto y que la ciudadanía lo elija toda vez que en la vía de los hechos también va a ser un contrapeso al presidente y a los otros poderes porque será el encargado de perseguir estos posibles actos de corrupción.

 

Otra mala señal que manda Andrés Manuel es el nombramiento de los famosos delegados estatales que van a concentrar toda la estructura del gobierno federal y con el recurso público que implica. Nos vamos a tener que pronunciar en contra de eso porque vulnera el espíritu del pacto federal, de nuestra República Mexicana y les está poniendo en la vida de los hechos a un vicegobernador con todo el recurso federal que va a ir a comprar conciencias, a sembrar voluntades, a generar la estructura político electoral que va a sostener la candidatura de este delegado.

 

—¿Ve algún tipo de riesgo de debilitamiento del Poder Legislativo?

 

—Por supuesto, el Poder Legislativo como opositor, que pueda influir en las decisiones que se tomen, va en debilidad porque Morena tiene mayoría simple y está a nada de obtener su mayoría absoluta.

 

Espero que Andrés Manuel ya supere esa dualidad que ha demostrado a partir del 1 de julio, un día se levanta como todo un estadista, llama a la reconciliación y llama al respeto entre los poderes y al otro día se levanta catalogando al INE como mafia del poder, o servirles a la mafia del poder porque están sancionando a Morena con una multa de 197 millones de pesos por un fideicomiso que no queda del todo claro, el origen y el destino del dinero.

 

Hoy debe de tener cuidado Andrés Manuel porque hoy ya no es el candidato, hoy ya es el presidente constitucionalmente electo por los mexicanos y una opinión que el haga sobre una persona, sobre una institución de un tema descalificando, él está generando un efecto de un daño irreparable sobre la institución. Ya no es el candidato que anduvo en campaña durante 18 años, hoy es el presidente de todos los mexicanos.

 

—¿Cómo lograr que el Congreso que no se convierta en una fiscalía de partes que es lo que se criticó de la anterior legislatura porque todo lo que enviaba el presidente era aprobado?

 

—No lo vamos a poder evitar, si ellos lo quieren hacer lo van a hacer. Pero ¿qué si vamos a poder hacer? Ganarles el debate, como lo hacía el PRD hace muchos años cuando en la Cámara federal donde el PRI era mayoría y nosotros con unos cuantos diputados poníamos de cabeza al Congreso porque dábamos el debate, los argumentos los teníamos nosotros, ganábamos el debate y siempre nos ganaban la votación.

 

Morena que ya padeció eso, quiere incurrir en las mismas tácticas antidemocráticas que hacía el PRI, nos podrán ganar la votación pero estoy seguro que el debate se lo vamos a ganar y la denuncia de afuera también la vamos a tener que hacer para empezar a desnudar estas prácticas si quieren antidemocráticas o autoritarias que vaya implementando Morena y sus aliados en las dos Cámaras pero por supuesto que vamos a dar la lucha eso es innegable.

 

—¿Qué tipo de Congreso requiere un país como México?

 

—En  coalición por México al Frente nosotros proponíamos migrar de un sistema presidencial como es el que tenemos ahorita, a un sistema semi parlamentario donde auténticamente conviertes a tu Congreso en un contrapeso y en un supervisor. Donde realmente el Congreso se convierte en un contrapeso del presiente, donde lo supervisa, va a rendir su informe pero también todo su gabinete lo ratifica o lo quita el Congreso. Así es como operan hoy día las democracias europeas donde hay un mayor congreso hacia el ejecutivo.

 

Creo que hoy lo que México requiere es eso y sobre todo porque hoy estamos ante la reinstauración en México de un presidencialismo que no se veía desde los años 70 o principios de los 80, absoluto que no se respetaban las voces discordantes, que no se respetaban las voces de las minorías y que nos aplicaban planchazos legislativos.

 

—¿Con quién buscará el PRD establecer acuerdos, aún buscarán mantenerse en bloque como la coalición Por México al Frente?

 

—Cuando ya estamos en el ámbito parlamentario, las alianzas giran en torno a los temas que te puedan unir. Hay temas que sin duda nos van a unir con Morena y que son toda esta agenda progresista, pero estos mismo temas nos van a alejar de PAN por su ideología, por ejemplo el tema del matrimonio igualitario, el derecho de la mujer al decidir sobre su cuerpo, el aborto, el tema de la voluntad anticipada son temas meramente de izquierda donde el PAN históricamente se ha opuesto.

 

[email protected]