El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, aseguró que el departamento 603 de la torre Briar Place en Houston, Estados Unidos, con costo de 346,500 dólares, no fue adquirido por él, sino por su esposa.

“Fue adquirido por mi esposa en 1992. En 2016 fue donado a una sociedad estadounidense en la que —con toda transparencia— fungí como administrador, asunto que es del dominio público”, dijo.

Dijo que no registró la propiedad en su declaración patrimonial, porque “de manera previa a mi regreso como funcionario público, las acciones de esa sociedad, que se encontraban a mi nombre, pasaron a la titularidad de mi hijo Javier Jiménez Gutiérrez”.

El funcionario dijo que si bien su hijo, Javier Jiménez Gutiérrez, se desempeña como administrador de tal sociedad, él no tiene relación alguna con ella.

“Por lo anterior expuesto, el inmueble en mención no fue reportado en la declaración patrimonial de su servidor”, aseveró mediante un breve comunicado de prensa.

[email protected]