El Fiscal Regional de Jalisco, Gonzalo Huitrón Reynoso, murió el pasado viernes al ser emboscado el convoy en el que viajaba por parte de un grupo armado sobre la carretera Santa Rosa a La Barca en el poblado de Poncitlán.

El fiscal general del estado, Gerardo Octavio Solís Gómez, afirmó que las autoridades del estado no se quedarán cruzadas de brazos, por lo que prometió esclarecer el homicidio.

Cabe señalar que el crimen de Jalisco ocurrió 23 días después de que el coordinador de la Unidad Antidrogas de la Fiscalía General de Guanajuato, Francisco Javier Fuentes Uribe, fue ejecutado afuera de un negocio en Celaya.

El fiscal regional en Jalisco, Gonzalo Huitrón Reynoso, viajaba en una camioneta oficial junto con sus escoltas cuando fue atacado por el grupo armado en dicha carretera; el funcionario se dirigía a su oficina en Guadalajara. En el lugar quedaron más de 200 casquillos percutidos. Dos de los escoltas de Huitrón fueron lesionados por los atacantes.

Jalisco es de las entidades que más crímenes contra funcionarios de seguridad y justicia registran en los últimos años.

El 1 de mayo del 2015, integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) derribaron un helicóptero de la Marina para evitar la captura de su líder, Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, en el municipio de Villa Purificación.

En diciembre del 2017, unos 15 policías murieron por una emboscada en el  municipio de San Sebastián del Oeste, por parte de presuntos miembros del crimen organizado. Mientras que el 21 de mayo del 2018, quien fuera fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco fue víctima de un atentado con la intención de asesinarlo cuando comía en un restaurante en Guadalajara.