El fiscal general, Alejandro Gertz Manero informó la mañana de este el miércoles que las investigaciones que se llevan a cabo sobre un caso de corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) llevarían al Consejo de Administración de la estatal durante el gobierno pasado.

El martes, la justicia ordenó arrestar a Emilio Lozoya, director general de Pemex durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, por presuntos actos de corrupción.

Gertz Manero dijo en entrevista con la cadena Televisa que la defensa del presidente de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, quien será extraditado a México, pidió libertad bajo fianza pero que el beneficio fue negado por las autoridades españolas.

"El tema nos va a llevar a un análisis de las conductas del Consejo Directivo de Pemex en el momento en que se llevó a cabo esta operación. Eso es un hecho, está dentro del procedimiento", aseguró.

"Cuando hay una adquisición de un bien en una forma irregular, quién lo haya aprobado y quién tenga las facultades y el mandato para hacerlo tienen que dar cuentas", agregó.

Durante el período investigado, el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray; el exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo; y el exsecretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, entre otros, integraron el Consejo de Administración de la empresa productiva del Estado.

Según lo anticipado por autoridades, la investigación se centra en transferencias de dinero que AHMSA realizó a una filial fantasma de Odebrecht que, a su vez, hizo llegar los recursos a cuentas de Lozoya y sus familiares, a través de varias transacciones, incluidas operaciones inmobiliarias.

Las transacciones habrían comenzado días después de que Pemex comprara en 2014 una planta de fertilizantes a AHMSA por cerca de 500 millones de dólares y que era una "chatarra" que apenas estaba valuada en 50 millones de dólares.

La UIF congeló el lunes 27 de mayo las cuentas bancarias locales de Lozoya así como de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA) tras identificar en el sistema financiero nacional y externo que "se llevaron a cabo múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que se presumen ser derivados de actos de corrupción".

Lozoya ha sido señalado de haber recibido presuntamente unos 3.5 millones de dólares en sobornos por parte de la gigante brasileña Odebrecht que presuntamente habrían sido para financiar la campaña electoral de Peña, quien llegó al poder en diciembre de 2012. Lozoya ha negado las acusaciones repetidas oportunidades.