México enfrenta una paradoja competitiva: el país está en una crisis de seguridad pública, considerada como el desafío más importante para detonar la competitividad; sin embargo, ha demostrado ser una nación atractiva para los capitales porque siguen llegando cuantiosas inversiones , afirmó Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Expresó que el país cuenta con grandes fortalezas macroeconómicas e institucionales, factores que envían buenas señales al exterior de una economía confiable.

Hay señales muy positivas, tenemos de estabilidad económica, buena posición de deuda pública... No tenemos los problemas financieros de España o Grecia. Tenemos garantizada la estabilidad política después de la crisis del 2006, cuando instituciones lograron revertir las controversias. Entonces tenemos muchas fortalezas que se están reflejando en nuevas inversiones en lugares (incluso) como Tamaulipas o Guanajuato , aseveró el especialista en materia de competitividad. Entrevistado en el marco del evento Gasto en la Seguridad , Pardinas estableció que, de revertirse la crisis de la seguridad pública a niveles del 2000, se le quitaría un fardo muy importante a la economía mexicana .

El directivo de Imco mencionó que existen buenas señales en la economía mexicana, pero instó a pensar lo que en México podríamos tener si hubiera un clima de seguridad pública amigable.

[email protected]