El Instituto Nacional Electoral (INE) inició de manera formal el procedimiento legal para la eventual liquidación de los partidos Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social (PES) por no haber alcanzado 3% de la votación nacional en los comicios federales del pasado 1 de julio, hecho que los coloca ante el riesgo de perder sus registros como fuerzas políticas.

La Comisión de Fiscalización, que preside el consejero Ciro Murayama, designó, vía insaculación a Ramón Ismael Trejo Bazúa y Gerardo Maldonado García, como probables interventores para el Panal y PES, respectivamente, responsabilidad que de aceptar ambos, tras la consulta correspondiente, consistirá en hacerse cargo del control y vigilancia directa del uso y destino de los recursos y bienes de los dos partidos políticos durante el periodo de prevención.

El objetivo de dicha etapa previa a la intervención para la liquidación en caso de que tras el desahogo de eventuales impugnaciones se determine que, en efecto, esos dos partidos políticos no alcanzaron la votación requerida para conservar el registro legal es adoptar medidas que aseguren la administración de su patrimonio.

Murayama explicó que habrá que esperar a la resolución de las impugnaciones relativas a las tres elecciones federales —presidente de la República, senadores y diputados federales—, que en su caso llegaran a presentarse ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que tiene de plazo hasta agosto para resolver si procederá o no la liquidación del Panal y PES.

Por su parte, Luis Castro Obregón, dirigente de Nueva Alianza, dijo que este organismo político recurrirá a las impugnaciones necesarias para hacer valer su votación y conservar el registro.

Lo anterior debido a que el partido detectó irregularidades en el conteo de votos realizado por los escrutadores, referentes a la coalición que conformó con el PRI el PVEM en varios distritos federales.