Los programas productivos a nivel nacional no han tenido los resultados adecuados para abatir la pobreza, y se han identificado actos de corrupción con los intermediarios de dichos programas, afirma el Coneval.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) recomienda al gobierno federal revisar críticamente el empleo de intermediarios en los programas de proyectos productivos, ya que con frecuencia éstos resultan ineficientes, un obstáculo para la evaluación y fomentan la corrupción.

A través del Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2014 entregado al Congreso de la Unión destaca que el gobierno federal opera múltiples programas sociales, y cuenta con instituciones financieras que buscan apoyar la generación de ingresos de los estratos más pobres, con especial atención en aquellos que habitan en zonas rurales y semiurbanas.

Las ayudas a los ingresos necesitan revisarse, tal es el caso de las transferencias directas, créditos por proyectos productivos y transferencias no reembolsables para la adquisición de activos con fines productivos.

El órgano autónomo destaca de igual forma que es baja la capacidad productiva de quienes se dedican al sector agropecuario.

Es recomendable vincular políticas sociales con productivas en el medio rural, con el fin de reducir la vulnerabilidad de los hogares ante choques exógenos; privilegiar la provisión de bienes y servicios públicos y determinar con la mayor precisión la población objetivo de los programas de seguridad alimentaria , advierte.

Las recomendaciones del Coneval se dan luego de que se anunció por parte del gobierno federal la transformación al campo y en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que tiene un ramo dirigido específicamente a los productores.

Por otro lado el organismo advierte: El Coneval ha insistido desde su creación que no es posible mejorar el desarrollo social o disminuir la pobreza de manera sostenida si sólo se crean o transforman programas sociales de poco alcance .

Incluso recuerda que el bajo crecimiento del país; la limitada productividad; la falta de competencia económica o el insuficiente ejercicio de los derechos requieren más que programas presupuestarios para que el país tenga los resultados buscados.

[email protected]