Javier May Rodríguez recordó a los senadores que ya es delito grave cometer actos de corrupción y dar uso electoral a los programas sociales, por lo que si presentan denuncias formales el problema será combatido.

“Los invito a acudir a las instancias y hacer valer sus denuncias; nos ayudarán ustedes a que evitemos ese mal que por muchos años padecimos... Si hay denuncias que se presenten, no vamos a tolerar ningún acto de corrupción”, respondió el secretario de Bienestar ante cuestionamientos formulados por senadores de oposición, entre otros la priista Nuvia Mayorga, el panista Gustavo Madero Muñoz y su correligionaria Gloria Núñez, y el emecista José Galarza.

Al comparecer ante la comisión de Desarrollo y Bienestar Social del Senado para analizar el II Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de política social, el funcionario público dijo refrendar su compromiso con la legalidad, transparencia y rendición de cuentas.

Aseguró que los programas prioritarios del gobierno federal de apoyo a adultos mayores, a personas con discapacidad, a niñas y niños de madres trabajadoras y el denominado sembrando vida cuentan con reglas de operación.

“El padrón de beneficiarios es público, se actualiza cada tres meses”, comentó, y que está disponible en Internet, en la página electrónica de la Secretaría a su cargo.

Sólo el programa para el bienestar de las personas en emergencia social o natural, que no se ha instrumentado, precisó, no cuenta con dichas reglas sino solamente con lineamientos de operación.

Durante su breve discurso inicial de apenas la mitad de los 20 minutos disponibles, el compareciente se dio tiempo para hablar del pasado; fue hasta su última participación frente a los senadores cuando ofreció cifras precisas sobre el estado que guarda la política en la materia.

“Antes, los gobiernos neoliberales no concebían como propia la responsabilidad moral y humanista de garantizar de manera integral las necesidades básicas de la población”.

rolando.ramos@eleconomista.mx