El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) está en proceso de distribución de los lineamientos aprobados por su Consejo Nacional -aprobados el 20 de diciembre- y se refieren a la resistencia pacífica, civilizada y digna que dará inicio en los próximos días. Se trata de colocar carpas en las plazas públicas, recopilar firmas, efectuar labores de volanteo y solicitar el apoyo de organismos internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo, ONU y sindicatos de otros países.

El objetivo es mantener una cruzada en contra de la reforma educativa aprobada por los legisladores a finales del año pasado.

La serie de acciones contempladas para los próximos días se realizarán los fines de semana, pues en el Consejo Nacional extraordinario del SNTE se advirtió que se evitaría suspender clases en los planteles educativos.

No respaldar la reforma educativa, ya que la considera una medida que amenaza la estabilidad laboral, genera incertidumbre en el empleo.

De acuerdo con la declaratoria aprobada -en diciembre- se advierte: Los trabajadores de la educación reiteran el respaldo a una reforma educativa que responda al interés de la nación y al de todos los mexicanos, y que supere el conjunto de desafíos educativos, sin que ello se convierta en amenaza ni agravio para las maestras y maestros. El SNTE reitera su inconformidad con la aprobación de una disposición que amenaza la estabilidad laboral y la seguridad en el empleo .

En aquella ocasión, los más de 300 concejales avalaron que el gremio se reserve el derecho a ejercer todos los recursos legales, sociales, políticos y pacíficos con el propósito de garantizar el pleno respeto al empleo y a la dignidad de los trabajadores de la educación.

Ahora corresponde a los órganos de gobierno sindical definir la estrategia y formas de acción para lo que llaman defensa de los derechos laborales y profesionales de todos los agremiados.

[email protected]