Librando los cambios legislativos para reducir su financiamiento y ante la posible conformación de nuevos adversarios políticos, los partidos nacionales arrancan el 2020 con un presupuesto de 5,239 millones 001,651 pesos. Es decir, 273 millones 173,300 pesos más que en el 2019.

Por segundo año consecutivo, Morena es el instituto político que más recursos se le presupuestaron: más de 1,717 millones de pesos. Sin embargo, tras renunciar a 75% de sus recursos destinados a actividades ordinarias, dejaría de recibir 1,240 millones 458,596 pesos, quedándose con un presupuesto en total de 477 millones 457,512 pesos.

Por lo anterior, el PAN, con un presupuesto total de 950 millones de pesos, sería el partido con más prerrogativas para este 2020; seguido del PRI, con 896 millones.

Asimismo, el PRD podrá ejercer 445 millones; el PVEM, 426 millones; Movimiento Ciudadano tendrá 411 millones; y el Partido del Trabajo, 391 millones para realizar sus actividades en total.

Con el argumento de alinearse con la austeridad republicana impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador dentro del gobierno federal y cumplir con una promesa de campaña, la secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky firmó en diciembre pasado un convenio de colaboración con el Instituto Nacional Electoral (INE) para renunciar a 75% de sus prerrogativas ordinarias.

En el documento, Polevnsky sostiene que la fórmula para calcular los recursos de los partidos políticos es “excesiva e injusta, ante las circunstancias políticas y económicas del país”. También sugirió al gobierno federal utilizar los ahorros en el sector salud.

Pocos días después del anuncio de Polevnsky, la Cámara de Diputados rechazó una reforma para reducir 50% del financiamiento público a los partidos.

Pese a que se han presentando en lo que va de LXIV Legislatura, al menos una docena de iniciativas para bajar los recursos que reciben los institutos políticos, la mayoría de los partidos representados en San Lázaro se negó a aceptar esta medida.

En la votación, sólo Morena y Encuentro Social respaldaron el dictamen, en tanto que PAN, PRI, PRD, PT, Partido Verde y Movimiento Ciudadano lo rechazaron.

Para poder avanzar, el dictamen requería de mayoría calificada, es decir, de tres cuartas partes de los diputados asistentes. No obstante, 274 votaron a favor y 207 en contra.

Entre los argumentos para realizar una reforma al Artículo 41 constitucional, en materia de financiamiento de los partidos que impulsaba Morena, estaba que una de las principales inconformidades de la población son las grandes cantidades de recursos públicos que se destinan a los partidos políticos.

Existen, incluso, posturas que exigen la desaparición total del financiamiento público. Sin embargo, en un contexto en el que la delincuencia organizada tiene un gran poder económico, la desaparición del financiamiento público podría hacer que los partidos sean cooptados por el crimen, según han referido expertos.

Aunado a que la reforma política en el 2014 no alteró la fórmula de recursos a partidos a nivel federal y sólo provocó una tendencia al alza en el financiamiento, ya que los partidos reciben dinero por dos vías: la federal y la local.

“Actualmente se tiene un sistema de financiamiento partidista en el que las erogaciones a estos institutos políticos aumenta constantemente, pero esto no se traduce en una mayor confianza por parte de los ciudadanos a los partidos, mayor participación o en una democracia de mayor calidad”, señalaba el proyecto legislativo de Morena.

Aunado a que planteaba que el financiamiento público para el sostenimiento de las actividades ordinarias permanentes de los partidos se fijara  multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por 32.5 del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Cabe mencionar que el financiamiento ordinario de los institutos políticos actualmente se divide en dos partes: 30% se entrega de forma igualitaria, mientras que 70% restante se asigna con base en el porcentaje de votos que tuvo un partido político en la elección de diputados inmediata anterior al momento de la asignación presupuestal.

En este contexto, para sacar el presupuesto que tienen los partidos en el 2020, el Instituto Nacional Electoral multiplicó el número total de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral con fecha de corte de julio pasado, esto es 90 millones 841,245, por 65% del valor diario de la UMA para el 2019 (84.49 pesos), que equivale a un total de 54.9185 pesos, lo que da como resultado un financiamiento público anual para actividades ordinarias de 4,988 millones 864,914 pesos.

Cabe mencionar que con la posible creación de instituciones políticas nuevas, y una vez que se tenga certeza de su número, el INE redistribuirá el presupuesto de los siete partidos nacionales actuales destinado al segundo semestre del año.

Y es que para este año, al menos tres agrupaciones se perfilan para lograr el registro nacional; Redes Sociales Progresistas, proyecto ligado a Elba Esther Gordillo; Grupo Social Promotor de México, grupo vinculado al Partido Nueva Alianza; y Encuentro Solidario, nacido del Partido Encuentro Social.

[email protected]