“Inicia una nueva era. Juntos vamos hacer historia para rescatar a la ciudad de la esperanza”, expresó Claudia Sheinbaum Pardo al celebrar su victoria como la próxima jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Al cierre de esta edición, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Nacional Electoral (INE) apuntaba una ventaja para Sheinbaum que representa a Morena, PT y PES con 46.57% de los votos; mientras que Alejandra Barrales que representó al PAN, PRD y Movimiento Ciudadano se ubicaba con 30.34% y Mikel Arriola, del PRI, registró 13.67% a su favor.

Sheinbaum Pardo, de 56 años de edad, egresada y académica de la Universidad Nacional Autónoma de México tomará posesión de la capital del país a partir del 5 de diciembre del 2018 para concluir en el 2024.

Arropada de sus familiares y de su equipo de campaña, prometió que encabezará un gobierno democrático, honesto, con autoridad, donde se fomenten los derechos sociales y se respeten los derechos humanos.

“Vamos a impulsar la educación, cultura, deporte y empleo para los jóvenes de esta ciudad (...) haremos una gran inversión en agua potable y transporte público”, prometió.

La candidata por la coalición Juntos Haremos Historia tomará las riendas de la entidad que más aporta al crecimiento de la economía del país con más de 3.19 billones de pesos, lo que significa alrededor de 17% del Producto Interno Bruto.

Sheinbaum Pardo será la segunda mujer en tomar las riendas de la CDMX; la primera fue Rosario Robles en un periodo de poco más de un año al relevar a Cuauhtémoc Cárdenas. Desde 1997, la Ciudad estuvo en manos de quienes representaban a la izquierda del país.

Horas antes de que se dieran a conocer los resultados, las primeras encuestas de salida de la Consultora Mitofsky, dieron a la morenista 55.5% de las preferencias; mientras que sus rivales Alejandra Barrales registró 33% y el candidato por la coalición Todos por México, Mikel Arriola obtuvo 10.1% de preferencia.

Con ello, Sheinbaum Pardo anticipó su victoria desde su cuenta de Twitter y no escatimó en declarar que “rescataremos la Ciudad de la Esperanza”, un mensaje que enmarcaba la tonalidad que ha manejado el partido que representa.

El INE informó que se registró una participación ciudadana de más del 70.2 por ciento.El equipo de la morenista criticó que sólo se hayan instalado 99.13% de las casillas electorales en la CDMX.

“Se abrieron 12,863 casillas; mientras que 113 no fueron instaladas. Es inaudito, en las últimas tres elecciones en esta ciudad, este número no se había registrado”, indicó José Alfonso Suárez, coordinador de campaña de Sheinbaum.

Indicó que presentaron ocho denuncias por delitos electorales como compra y robo de votos ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales.

Rébsamen, su lado oscuro

Por la mañana, Sheinbaum Pardo salió a votar y se mostró serena y confiada de que sería una jornada tranquila.

Vestida con unos jeans y una blusa blanca, platicó que su voto para el puesto que ahora ocupará ella, fue para la escritora Elena Poniatowska. “Es un homenaje a Elenita, no sólo por ser una buena escritora, sino porque siempre ha estado de lado de las causas justas”.

Las porras a la candidata no faltaron, se llegaban a oír “vamos Claudia, vas a ganar”; sin embargo, también se escucharon reclamos como “¡Corrupta!, ¿qué hiciste por Tlalpan?”.

Entre los temas que deberá aclarar, es su responsabilidad como exdelegada de Tlalpan en el otorgamiento de permisos para construir nuevos pisos en el Colegio Enrique Rébsamen, el cual se derrumbó con el sismo del pasado 19 de septiembre del 2017, dejando sin vida a 26 personas, entre ellas, 19 niños.

La exdelegada de Tlalpan ha negado en diversas ocasiones que existan irregularidades en el expediente que se abrió para investigar su responsabilidad y las causas del derrumbe de dicho colegio.

A la pregunta de si las afectaciones en el Colegio Rébsamen podrían afectar su victoria, respondió: “vamos a ver qué pasa el día de hoy espero que la ciudadanía actúe libremente”.